Páginas vistas en total

martes, 15 de abril de 2014

Las bebidas energizantes modifican el funcionamiento cardíaco a una hora

Una investigación de la Universidad de Bonn, Alemania, presentada en la reunión del año 2013 de la Sociedad de Radiología de los Estados Unidos, mostró que el corazón altera sus parámetros normales de bombeo, aun en personas que han consumido una sola unidad de las llamadas bebidas “energizantes”, una hora después de haberlas ingerido. Si bien son datos preliminares, y los primeros que muestran alguna relación entre el consumo de estas bebidas y sus posibles efectos, los científicos se preguntan ahora cuáles podrían ser las consecuencias en el largo plazo de consumir varias unidades diarias de estas bebidas. En 2013 la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental de los EEUU informó que la cantidad de pacientes atendidos en los servicios hospitalarios de urgencias debido al consumo de bebidas “energizantes” aumentó de 10.068 en 2007, a 20.783, en 2011. La mayoría de ellos tenía entre 18 y 25 años y en segundo lugar se situaban los de 26 a 39 años. También preocupa que el incremento del consumo entre los adolescentes tempranos y los niños.
En Argentina aumenta cada vez más el hábito de consumir estas bebidas, y es preocupante su mezcla con alcohol, en general vodka o champán, especialmente en las llamadas “previas”, es decir en los preparativos que estilan hacer los jóvenes antes de salir a bailar, entrada la madrugada de los fines de semana. Asimismo, los estudiantes las toman para “concentrarse” mejor durante las épocas de exámenes y quienes practican actividades deportivas, para mejorar su rendimiento.
Los científicos recomiendan que los niños y las personas con arritmias diagnosticadas no consuman es
Toxicólogos de la Universidad de Buenos Aires señalaron que resulta de interés averiguar no sólo los efectos que podría tener la cafeína agregada a estos productos, sino en especial, la adición de taurina y glucuronolactona. Las bebidas “energizantes” incrementan en forma significativa la tasa de contracción del ventrículo izquierdo del corazón, cuando se la mide una hora después de que los participantes del estudio, jóvenes sanos, hubiesen ingerido una unidad de tales bebidas, según lo informó el doctor Jonas Dörner, de la Universidad de Bonn, Alemania, en la Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Radiología. “El ventrículo izquierdo es el motor del corazón. Recibe sangre oxigenada de los pulmones y la bombea hacia la aorta que, a su vez, la distribuye al resto del cuerpo”, graficó Dörner en una entrevista con BBC Word.
“Es sabido -dijo el científico alemán- que la taurina y la cafeína tienen efectos estimulantes de la contractilidad cardíaca”. A lo que agregó; “Pero lo que nos sorprendió son las diferencias (que muestran las imágenes tomadas antes y después de consumir energizantes) a pesar de que las concentraciones de taurina y de cafeína que usamos en el estudio no eran altas”. Utilizaron 32 miligramos por cada 100 mililitros de cafeína y 400 miligramos por 100 mililitros de taurina; es decir, concentraciones muy similares a las contenidas en las bebidas energizantes de mayor consumo.
 El equipo de investigadores trabajó, en esta primera etapa, con 20 varones y 11 mujeres, todos voluntarios sanos, cuyo funcionamiento cardíaco fue evaluado mediante resonancia magnética con una novedosa técnica, conocida por las siglas CSPAMM (por complementary spatial modulation of magnetization). Hallaron modificaciones significativas en la contractilidad (peak strein y peak systolic strain rates). También, como parte de la investigación, el equipo de la Universidad de Bonn probó dar a algunos de los participantes una bebida que sólo contuviese cafeína -en este caso café helado- en la misma concentración que las bebidas energizantes ensayadas en la etapa anterior. Para descartar la posibilidad de que hubiese impacto residual, estas pruebas fueron realizadas entre 2 y 3 semanas después de la primera. En este caso, los investigadores no encontraron diferencias significativas en el funcionamiento cardíaco antes y después de consumir sólo cafeína.
 “No hay evidencias científicas que consoliden el uso seguro de estas bebidas. Es posible que se produzcan interacciones entre los constituyentes de las bebidas energizantes, las cuales no han sido estudiadas todavía. Se considera posible una interacción entre cafeína, taurina y alcohol, esto marca la necesidad de que se investigue en humanos y, muy especialmente, en condiciones de ejercicio o fuerte actividad física; además es de notar la consecuente deshidratación que provoca”, destaca la doctora Edda Villaamil Lepori, profesora titular de la Cátedra de Toxicología y química legal de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires. Ya en 2005, Villaamil, preocupada por el incremento del consumo en la Argentina, publicó un extenso informe sobre el estado de la cuestión en el órgano informativo de la Asociación Toxicológica Argentina. Por entonces, un estudio de la consultora ACNielsen mostró que a partir de septiembre de 2003 y hasta enero de 2004, el crecimiento del consumo en la Argentina había sido cercano al 300%. Todo indica que la tendencia se ha mantenido. En el mercado mundial, este segmento de productos mueve unos 2.500 millones de dólares estadounidenses por año.“Es bien conocido que la taurina y el alcohol inhiben la liberación de la hormona antidiurética -vasopresina- por lo cual pueden actuar en forma aditiva sobre la pérdida de agua y sodio en el organismo en cortos períodos. Como consecuencia, puede producirse una rápida deshidratación con posibilidad de presentar un shock cardíaco”,
“Así también -explica Villaamil- la concentración de glucuronolatonas que aportan los energizantes es de entre 2,5 y 30 veces la máxima dosis aportada por los alimentos. Es decir que, en caso de tomar una lata, se están ingiriendo 2,5 veces más que lo que normalmente incorporamos con la dieta”. 
http://www.rosario3.com/salud/noticias.aspx?idNot=145167
Fuente: UBA

miércoles, 9 de abril de 2014

Recomiendan ingerir siete porciones de frutas y verduras para salvar vidas

Comer siete porciones o más de frutas y verduras por día puede salvar vidas y definitivamente prolonga la buena salud en las personas, de acuerdo a un estudio de científicos británicos. La investigación de expertos del University College London (UCL), que estudió los casos de 65.226 hombres y mujeres, concluyó que cuanto mayor es la proporción de estos alimentos, menor es la posibilidad de fallecer a cualquier edad. Los científicos indicaron que comer al menos siete porciones de frutas y verduras al día reduce drásticamente los índices de cáncer y problemas cardíacos en las personas. Sin embargo, el Gobierno dijo que no modificará su campaña nacional para incentivar a la población a comer unas cinco porciones de frutas y verduras durante la jornada, ya que muchos de los británicos ni siquiera logran alcanzar ese objetivo. Los investigadores británicos indicaron además que otros factores, como dejar de fumar o beber de forma excesiva, habría tenido un impacto en la baja de mortalidad, y no sólo el  consumo de frutas y verduras, aunque los autores del estudio dijeron haber evaluado esos aspectos también. Para el reporte científico, los expertos estudiaron datos del Informe Nacional de Salud, que acumula cada año información dietaria y de estilos de vida de la población de Inglaterra a partir de cuestionarios realizados por médicos y enfermeras. Los datos abarcaron el período de 2001 a 2008 y tuvo en cuenta los índices de mortalidad general, como también muertes por cáncer, infartos y apoplejías. La investigación reveló que el riesgo a una muerte prematura a partir de cualquier causa decreció cuando el consumo de frutas y verduras de una persona fue mayor. El riesgo de muerte por cualquier causa durante ese período se redujo: en un 14% al comer una a tres porciones de frutas y verduras al día; un 29% entre tres y cinco porciones al día; un 36% entre cinco y siete porciones; y un 42% entre siete y más (hasta diez porciones) de esos alimentos durante la jornada.
Las verduras frescas tuvieron el mayor efecto protector para la salud, seguido por las ensaladas y luego las frutas. Los jugos frutales no confirieron ningún beneficio, mientras que las frutas enlatadas incrementaron el riesgo de muerte, probablemente debido a que para las preservas se utilizan almíbares muy azucarados. La doctora Oyinlola Oyebode, a cargo de la investigación, afirmó que el mensaje es claro: "Cuantas más frutas y verduras se come, menos chances tiene la persona de morir a cualquier edad". La experta sostuvo que la amplitud del impacto es "impresionante", aunque agregó que comer algunas porciones de frutas y verduras al día "es mejor que nada". Oyebode indicó que las frutas y verduras tienen efectos protectores contra muchas enfermedades, principalmente debido a que contienen antioxidantes, que reparan daños en las células humanas, como también micronutrientes y fibras, muy importantes para el bienestar de salud. La científica dijo que una "porción" significa 80 gramos, es decir "una fruta grande o un puñado de pequeñas frutas o verduras". Por su parte, el profesor Naveed Sattar, de la Universidad de Glasgow, dijo que promover el mensaje de comer siete porciones de frutas y verduras a la semana "conllevará muchos desafíos" para la población. "Requerirá que el gobierno apoye medidas para subsidiar el costo de frutas y verduras, tal vez imponiendo impuestos a alimentos con alto contenido de azúcar y grasas, para de ese modo hacer que toda la población se beneficie", indicó Sattar. http://www.docsalud.com/articulo/5562/recomiendan-ingerir-siete-porciones-de-frutas-y-verduras-para-salvar-vidas

Advierten sobre riesgos nutricionales de las dietas veganas

En los últimos años, creció la popularidad de las dietas vegetarianas, fundamentadas en consideraciones éticas, cuestiones medioambientales, factores religiosos e incluso problemas de salud. La difusión de los resultados de grandes estudios poblacionales que demuestran que la alimentación sin carne se asocia con menor riesgo de obesidad y enfermedades crónicas también determina un creciente interés en el tema por parte de la comunidad científica. En este contexto, la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) elaboró una “Posición” referente a este tipo de dietas. “Consideramos que el vegetarianismo es un tipo de alimentación que cada vez cobra más adeptos y que la SAN, como entidad rectora de la Nutrición en nuestro país, no puede estar ajena al respecto”, explicó el doctor César Casávola, presidente del organismo. En un documento elaborado desde el Grupo de Trabajo Alimentos, que coordina el doctor Raúl Sandro Murray, vicepresidente de la SAN, se hace principal énfasis en los dos grupos principales de vegetarianos: losovolactovegetarianos, aquellos que no comen carnes pero sí consumen huevo, leche y sus derivados; y losveganos, quienes rechazan cualquier alimento de origen animal y sólo aceptan lo que proviene del reino vegetal. Si bien las estimaciones de cuántos vegetarianos y veganos habitan Argentina son muy variables debido a la falta de datos oficiales,  Murray informó que “representarían en nuestro país entre el 1% y 2 % de la población”. Agregó que el aumento de seguidores de este tipo de alimentación “se da en proporciones geométricas” y que “es muy difícil hacer una proyección, pero cada vez se encuentran más pacientes que consultan para aprender a ser vegetarianos”. 
Mientras a los ovolactovegetarianos la SAN no los considera una población de riesgo, “ya que con los derivados de animales que agregan a su dieta suplen perfectamente la carencia proteica que una alimentación basada exclusivamente en vegetales les pudiera ocasionar”, la entidad  advirtió que “hay que poner un cuidado especial en los veganos, dado que existen nutrientes cuya carencia es potencialmente preocupante en este tipo de alimentación”. Entre ellos, menciona a la vitamina B12, los ácidos grasos omega 3, hierro, calcio, vitamina D, zinc y, en menor medida, las proteínas y el iodo. Según Murray, ya se evidencian en las consultas clínicas problemas graves relacionados con las crecientes restricciones alimentarias. “Lamentablemente, muchas personas que adoptan estas dietas no toman los suficientes recaudos y son derivados por colegas para que tratemos de orientarlos”, explicó. El experto añadió que “el primer signo que se observa en aquellos pacientes que realizan un control periódico es la anemia megaloblástica por falta de vitamina B 12, lo cual puede tener un tratamiento sintomático y retornar a valores normales, pero, en quienes no se controlan,  la falta de esta vitamina conduce a alteraciones neurológicas que son muy difíciles de resolver”. Por eso, en el caso específico de la vitamina B12, la SAN asegura que “es imprescindible la incorporación de alimentos fortificados o suplementos dietarios, ya que prácticamente no existen fuentes confiables dentro del reino vegetal, y su déficit puede producir anemia y alteraciones neurológicas”. El organismo hace un principal hincapié sobre los riesgos de esta carencia en las veganas embarazadas así como también en aquellas que están planificando un embarazo, debido a las consecuencias que puede traer en relación con la salud del feto y del recién nacido.
Adiós a la carne con orientación
Aunque, según la Sociedad Argentina de Nutrición, “una correcta alimentación vegetariana puede satisfacer adecuadamente las recomendaciones actuales de todos los nutrientes”, el uso de alimentos fortificados así como los suplementos dietarios, podrían proporcionar “un escudo eficaz contra sus eventuales carencias”. Por otra parte, los expertos señalaron que “si bien es cierto que la población que adopta una alimentación vegetariana ha demostrado tener menos riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, dislipidemias e incluso cáncer, otros patrones alimentarios que incluyen pequeñas cantidades de pescado o carnes rojas magras también parecen ofrecer una protección significativa contra esas mismas patologías, razón por la cual es necesaria la realización de una mayor cantidad de trabajos científicos para sostenerla”. Por último, la SAN consideró de suma importancia que si un individuo es vegetariano o decide adoptar éste tipo de alimentación, debe ser provisto de educación y orientación por parte de un profesional de la Nutrición para convertirse en un vegetariano saludable.El trabajo completo  puede verse en www.sanutricion.org.ar http://www.docsalud.com/articulo/5580/advierten-sobre-riesgos-nutricionales-de-las-dietas-veganas

martes, 1 de abril de 2014

Contaminación del aire causó 7 millones de muertes en 2012

La contaminación del aire mató aproximadamente a siete millones de personas en 2012, lo que la convierte en el mayor problema de salud medioambiental del mundo, informó la  Organización Mundial de la Salud (OMS). La cifra, que dobla las estimaciones previas, conlleva a que una de cada ocho muertes mundiales en ese año se vinculó con el aire contaminado y muestra cómo reducir la polución dentro y fuera de los hogares podría salvar millones de vidas en el futuro, según el organismo sanitario de las Naciones Unidas.Las muertes por polución están habitualmente vinculadas a enfermedades cardiacas, apoplejías o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). También se relaciona con el cáncer de pulmón y con infecciones respiratorias agudas."Las pruebas muestran la necesidad de una acción concertada para limpiar el aire que respiramos", dijo Maria Neira, responsable del departamento de salud pública y medioambiental de la OMS."Los riesgos de la contaminación del aire son bastante mayores que lo que previamente pensábamos o entendíamos, particularmente en lo que se refiere a las enfermedades cardiacas y las apoplejías", dijo.Países con ingresos bajos o medios del sudeste de Asia y la región del oeste del Pacífico tuvieron la mayor carga relacionada con la polución en el 2012, con 3,3 millones de muertes vinculadas con la contaminación en exteriores y 2,6 millones, con la polución del aire en interiores.La contaminación interna está causada principalmente por cocinar con carbón, madera y biomasa.
Contaminación del aire, el mayor problema de salud mediambiental, según la OMS. (Foto: Greenpeace)
 La OMS estima que aproximadamente 2.900 millones de personas en todo el mundo viven en casas que usan estos materiales o incluso excrementos como principal combustible para cocinar.Flavia Bustreo, experta familiar de la OMS, dijo que las mujeres y los niños - especialmente los que viven en países pobres - a menudo ostentan el mayor riesgo de la contaminación en interiores "dado que pasan más tiempo en casa respirando humo y hollín de las estufas de carbón y madera".En exteriores, el aire se contamina principalmente por el transporte, la generación de energía, las emisiones agrícolas e industriales y la calefacción y la cocina de los hogares.La investigación sugiere que los niveles de contaminación en exteriores crecieron de forma significativa en algunas partes del mundo, particularmente entre las poblaciones que viven en países de rápida industrialización, como China e India.La agencia de investigación sobre el cáncer de la OMS, IARC, publicó el año pasado un informe en el que advertía de que el aire que respiramos está plagado de sustancias que causan cáncer y que deberían ser oficialmente consideradas cancerígenas para los humanos.Carlos Dora, experto en salud pública de la OMS, pidió a los gobiernos y a los organismos sanitarios que actúen y que aprueben políticas para reducir la contaminación, lo que redundaría en la salud y reduciría el impacto de los humanos sobre el cambio climático."La excesiva contaminación del aire a menudo es un subproducto de las políticas insostenibles en sectores como el transporte, la energía, la gestión de residuos y la industria", dijo. http://www.docsalud.com/articulo/5539/contaminaci%C3%B3n-del-aire-caus%C3%B3-7-millones-de-muertes-en-2012