Páginas vistas en total

miércoles, 12 de octubre de 2016

Oxitocina: ¿nueva arma contra la obesidad?

La oxitocina es una hormona que se produce naturalmente en el cuerpo humano, e interviene en el parto y la lactancia. Sin embargo, investigaciones recientes han descubierto funciones adicionales: es importante para el comportamiento social, la relación con los amigos,la confianza y el vínculo madre-hijo. De hecho, cuando una madre amamanta a su bebé, su cerebro libera oxitocina para consolidar la conexión entre ambos. Por eso se la llama la "hormona del amor". Además interviene en las funciones cognitivas y en diversos trastornos psiquiátricos como los del espectro autista, la depresión y los trastornos de ansiedad. Las personas tomamos alrededor de 150 decisiones diarias relacionadas con los alimentos y el comer.
Uno de los principales problemas es la dificultad para la mayoría de nosotros para manejar las porciones de los alimentos consumidos. Detener el impulso de continuar comiendo es una tarea demasiado compleja para la mayoría. Esta es una de las causas de la epidemia de obesidad. Diversos factores intervienen. Por un lado está nuestro “genotipo ahorrativo”, que nos dirige a comer todo lo que tenemos delante, con el objetivo de almacenar para tiempos adversos. Por el otro, un entorno que ofrece porciones hipertróficas que a los humanos nos dejan atrapados quizás por nuestra intensa aversión al derroche. Además de los mencionados, recientemente se le sumaron a la oxitocina otros efectos fisiológicos muy importantes sobre la salud: el control del apetito y la regulación del balance energético. En efecto, se ha observado que la reducción del nivel de oxitocina se asocia con obesidad.
Un genotipo ahorrativo nos lleva a comer de más con el objetivo de almacenar para tiempos adversos.
Estudios en ratas y monos, y más tarde en humanos, muestran que el aerosol nasal de oxitocina proporciona efectos terapéuticos contra la obesidad y los trastornos metabólicos relacionados. La razón es que disminuye la conducta compulsiva en personas con sobrepeso y obesidad. En estos estudios la utilización de oxitocina por vía nasal reducía la cantidad de calorías y de grasa que la gente comía.En un estudio se entrenó a un grupo de hombres utilizando spray nasal de oxitocina 15 minutos antes de cada decisión. Los hombres que recibieron oxitocina mostraron un mayor autocontrol después de recibir la oxitocina. Aprender nuevas funciones acerca de la implicación de las hormonas en la regulación del apetito es ciertamente valioso.De todas formas, ¡no salgan a buscar soluciones mágicas! Las personas consumimos lo que el mercado, el restaurante o la familia nos ofrece. De hecho, entre todos instalamos una norma de consumo de cada tipo de alimento que luego es una guía de comportamiento que ya nadie discute.Pero los humanos poseemos errores mentales sistemáticos. Uno de ellos es el llamado “sesgo de unidad”, concepto que se refiere a la sensación de que una porción de alimento en particular es la apropiada o suficiente. El sesgo de unidad proporciona la base para comprender por qué el tamaño de una porción influye en la cantidad de alimento que se consume. Al menos por ahora, la solución a la obesidad no dependerá de una hormona. Sin embargo, nuevas funciones de hormonas conocidas y nuevas vías de administración, la intranasal, por ejemplo, pueden ofrecer estrategias alternativas para abordar esta pandemia de muerte lenta.Afrontar la epidemia de obesidad requiere cambios sustanciales dentro de los paradigmas de tratamiento que en su mayoría solo hacen foco en la estigmatización de alimentos, la prohibición, la demonización, y por supuesto, en cambios en la industria alimentaria que puede aportar soluciones ofreciendo alimentos más saludables reformulándolos y empaquetándolos en la “porción justa” para que la decisión saludable sea la fruta más a mano. Mónica Katz es médica especialista en nutrición de la Universidad Favaloro/Centro Dra. Katz. http://www.clarin.com/buena-vida/nutricion/Oxitocina-nueva-arma-obesidad_0_1666633398.html

miércoles, 5 de octubre de 2016

Diez alimentos para vencer el cansancio

Hacia la mitad de nuestro día, podemos sentimos cansados. Esta fatiga, que es una sensación subjetiva de falta de energía física o mental, se diferencia de la somnolencia, que responde a la necesidad de dormir. Las causas de este agotamiento pueden ser múltiples, y se debe consultar con un médico para descartar posibles anemias, hipotiroidismo, trastornos de sueño, depresión, síndrome de fatiga crónica (SFC) o bien efectos colaterales del consumo de medicamentos. No obstante, el letargo puede deberse también a una mala alimentación. Aquí, una lista de 10 comestibles para sentirse con más vigor.
• Avena.  Por su capacidad de proveer energía, es incluida en la alimentación de deportistas y niños. Quienes sufren de sobrepeso deben consumirla con precaución. Se sugiere ingerir dos cucharas soperas, o bien una barra de cereal que la contenga.  
• Nueces. Como todas las frutas secas, poseen una función energética debido a su aporte calórico y porque además son fuente de vitaminas del complejo B. Las nueces, además, son ricas en omega-3. La porción indicada para aquellas personas que se encuentran bajo un plan de descenso de peso es de dos unidades diarias.
• Carnes rojas, blancas y pescado de mar. Todas contienen hierro, fundamental para prevenir la anemia. Además, poseen un aminoácido llamado triptófano, que aumenta la producción de un neurotransmisor denominado serotonina, que actúa como antidepresivo natural. El pescado, a diferencia de la carne vacuna y el pollo, es rico en ácidos grasos omega-3, que según algunos estudios, mejoran el estado de ánimo. La cantidad recomendada es una porción mediana diaria, preferentemente al mediodía. En lo posible, se sugiere tratar de comer pescado dos veces a la semana.
• Pastas. Son un alimento energético formado por hidratos de carbono en forma de almidón. Es mejor si se consumen fideos de harina integral, porque el organismo los asimila más lentamente. Para las personas con sobrepeso, la porción sugerida es un plato hondo al ras dos veces a la semana, mientras que para las personas con un peso normal, se sugiere el miso plato hondo, pero “con pancita”.
• Semillas de lino y chía. No sólo son ricas en grasas omega-3 y otros nutrientes esenciales sino que, además, aportan energía. Se las puede incluir en cualquier tipo de preparación dulce o salada. La porción ideal equivale a dos cucharadas tamaño postre diarias.
 Leche. Más allá de lo que comúnmente se sabe sobre su rol protector óseo, también posee triptófano, el cual se encarga de aumentar el nivel de serotonina y produce un efecto antidepresivo. Se sugiere beber una o dos tazas por día.
•Chocolate. Se recomienda el amargo o negro por sus propiedades antioxidantes. Si bien, este producto posee sustancias estimulantes que levantan el ánimo, hay que cuidar las cantidades. Con una barrita pequeña de 20 a 30 gramos es suficiente para reducir el cansancio.
 Banana. Posee más hidratos de carbono que el resto de las frutas y además aporta algo de triptófano.  Aún las personas que necesiten bajar de peso pueden consumir una unidad diaria.
• Lentejas. Aportan hidratos de carbono y también hierro, aunque no de la misma calidad que el de las carnes. Este alimento es muy versátil y puede incluirse en preparaciones calientes y frías, como guisos o ensaladas. Vale recordar que para que el hierro vegetal sea mejor aprovechado, es necesaria la presencia de algún alimento fuente de vitamina C como, por ejemplo, una fruta cítrica de postre. La porción sugerida equivale a una taza de té, cocidas.
• Pan. Ya sea integral, de salvado o multicereal, contiene hidratos de carbono que aportan energía además de conservar su contenido de vitaminas del complejo B. Un buen desayuno debería estar formado por pan o cereal en copos, leche o yogur, y fruta. Se sugieren dos o tres rebanadas diarias para quienes necesiten bajar unos kilos y entre cuatro y seis para aquellos con un peso normal. http://www.docsalud.com/articulo/7534/diez-alimentos-para-vencer-el-cansancio

lunes, 3 de octubre de 2016

nforme independiente analizó objetivos de sanidad de la ONU

La comunidad internacional está efectuado "buenos progresos" para cumplir desde 2000 con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (SDG) fijados por Naciones Unidas en materia de sanidad, según destacó la revista británica The LancetEn concreto, la prestigiosa publicación señaló que se redujo en 15 años la mortalidad neonatal y la de los menores de 5 años, al tiempo que se registraron mejoras en la cuestión de la planificación familiar y en la implantación de una atención sanitaria universal. Como contrapartida, The Lancet lamentó que aquellas áreas que están fuera de los SDG, cuya fecha de cumplimento concluyó en 2015, experimentaron "pocos avances". Por ejemplo, apuntó el informe, hubo "mejoras mínimas" en la tasa de incidencia de casos de hepatitis B, mientras que “empeoró” en ese periodo "el sobrepeso infantil, la violencia de género y el consumo perjudicial de alcohol". Los datos presentados por The Lancet se incluyen en el "primer análisis independiente" desarrollado para evaluar el éxito de la política de la ONU en materia de sanidad planteada en los SDG, explicó la revista en un comunicado.
"El objetivo es ofrecer una herramienta de control para determinar los progresos que se efectuarán respecto a los objetivos de SDG fijados para 2030, y dotar a Gobiernos, legisladores, organizaciones de ayuda y profesionales sanitarios con pruebas para identificar éxitos, deficiencias y prioridades", señaló el texto. La lista de países con mejor nota en el índice de SDG en materia de sanidad la encabezó en 2015 Islandia, seguida por Singapur, Suecia, Finlandia y el Reino Unido. A la cola se situaron la República Centroafricana, Somalia y Sudán del Sur y, a pesar de su rápido desarrollo económico, India solo alcanzó el puesto 143, por detrás de países como Comoros y Ghana, recordó el informe. También resaltó que uno de los países más desarrollados del mundo y primera superpotencia, Estados Unidos, se situó en el puesto 28 de la lista de 188. "Este resultado, relativamente pobre, se debió sobre todo a factores como la violencia entre personas, el VIH, el consumo perjudicial de alcohol, el sobrepeso infantil y el suicidio", precisó. Estados Unidos también obtuvo "malos resultados respecto a otros países con altos ingresos" en materia de "mortalidad materna, neonatal e infantil", lo que refleja las "grandes diferencias" que existen en "el acceso y la calidad de la sanidad", continuó el texto.   "Será esencial que durante los próximos 15 años las naciones rindan cuentas respecto a los objetivos con los que se han comprometido sus líderes", aseguró en el documento uno de sus responsables, Christopher Murray, del Instituto de Sanidad Métrica y Evaluación (IHME) de la Universidad de Washington. http://www.docsalud.com/articulo/7514/informe-independiente-analiz%C3%B3-objetivos-de-sanidad-de-la-onu