Páginas vistas en total

sábado, 9 de junio de 2012

Haití no está preparado para un resurgimiento del cólera


Médicos Sin Fronteras (MSF) advirtió, a través de un comunicado oficial, que Haití no está debidamente preparado para combatir una eventual epidemia de cólera. Desde el inicio del brote en 2010 fueron reportados más de 500 mil casos con un total de 7091 muertes. Pero con la llegada de la estación de lluvias, se espera un aumento del número de personas infectadas.
Según relevamientos del Ministerio de Sanidad y Población de Haití, desde el inicio de la epidemia en octubre  de ese año también se registraron 287.656 hospitalizaciones. Para prevenir nuevas muertes, MSF se encuentra realizando tareas para ampliar la capacidad de sus centros de tratamiento en Puerto Príncipe y Léogâne.
“Las estación de lluvias dura desde mayo hasta octubre y hay que recordar que el año pasado se reportaron casi 200.000 casos durante ese periodo. Lamentablemente, se ha hecho demasiado poco para pensar que el cólera no iba a volver a hacer acto de presencia en 2012”, explicó Gaëtan Drossart, coordinador general de MSF en Haití.
Por su parte, Maya Allan, epidemióloga de MSF, explicó que el alto volumen de precipitaciones durante la temporada es un importante factor de riesgo, pero no el único. “Cuando terminan las lluvias, el cólera disminuye y todo el mundo deja de destinar fondos para combatirlo hasta que llega la siguiente estación de lluvias. Esto es un error, ya que durante esos meses lo que habría que hacer es invertir en actividades de prevención. La consecuencia de estas decisiones equivocadas es que la población sigue siendo muy vulnerable cuando el cólera reaparece”, respuso.
“Resulta preocupante que las autoridades sanitarias no estén mejor preparadas y que se aferren a mensajes tranquilizadores que nada tienen que ver con la realidad. Se están celebrando muchas reuniones entre el Gobierno, Naciones Unidas y sus contrapartes humanitarias, pero se han tomado muy pocas soluciones concretas”, añadió Drossart.
Aunque el Ministerio de Sanidad y Poblaciones haitiano afirma tener la situación bajo control, las estructuras de salud de muchas regiones del país siguen siendo incapaces de responder a las fluctuaciones de la epidemia de cólera. El sistema de vigilancia, que se supone debe seguir y controlar la situación para hacer sonar la voz de alarma, todavía no funciona, según han podido constatar los equipos de MSF en el país. El número de personas tratadas por la organización solamente en Puerto Príncipe se ha cuadruplicado en menos de un mes, llegando a los 1.600 casos en abril. MSF ha aumentado su capacidad de tratamiento en la capital y en la ciudad de Léogâne, y está preparando la apertura de más centros de tratamiento en el país.
Un estudio de la organización médico-humanitaria realizado en la región de Artibonite, donde se ha reportado aproximadamente un 20% de los casos de cólera, reveló una clara reducción de las medidas de prevención contra esta enfermedad desde 2011. Más de la mitad de las organizaciones que trabajaban en la región el año pasado ya se han ido, y en los centros de salud escasean los medicamentos.
La mayoría de haitianos carece de acceso a letrinas y conseguir agua limpia supone un reto diario. Del medio millón de sobrevivientes al terremoto de enero de 2010 que siguen viviendo en campos, menos de una tercera parte recibe agua potable limpia y solo un 1% ha tenido acceso a jabón recientemente, según una investigación realizada el pasado mes por la Dirección Nacional de Suministro de Agua y Saneamiento de Haití.
Mutación de la bacteria
Al inicio de la epidemia, la bacteria involucrada fue vibrio cholerae toxigénica, serogrupo O1, serotipo Ogawa, biotipo El Tor. En el pasado mes de marzo, dos aislamientos de la cepa recolectados en el Departamento de Artibonite fueron caracterizados en el Laboratorio Nacional de Salud Pública de Haití como serotipos “no Ogawa”. Ambas muestras fueron confirmadas por el laboratorio del CDC como pertenecientes al serotipo Inaba. A través de los análisis moleculares,  ambos aislamientos resultaron indistinguibles de la cepa que circula en Haití, lo que significa una mutación en el serotipo. Estas mutaciones son un fenómeno común en las epidemias de cólera debido, generalmente, a la inmunidad del serotipo circulante. El hallazgo de esta mutación no cambia las guías terapéuticas para el manejo de pacientes con la enfermedad. Los serotipos Inaba y Ogawa no parecen diferenciarse en su severidad o en la duración de la afección y las dos vacunas precalificadas por la OMS brindarían protección contra ambos. Los test de diagnóstico rápido detectan todos los serogrupos O1 incluyendo también los 2 serotipos.
Se considera de gran importancia continuar la vigilancia de salud pública por el Laboratorio de Salud Pública Nacional y el CDC, estableciendo un laboratorio centinela de sistema de centinela para un rango de enfermedades infecciosas que incluyan cólera y otras afecciones diarreicas. Esta estrategia proveerá de datos para determinar la carga de enfermedad y ayuda directa con programas de prevención para reducir la morbimortalidad del cólera en Haití.

No hay comentarios: