Páginas vistas en total

miércoles, 18 de junio de 2014

Asaltan veterinarias para llevarse una droga de moda en los boliches

La modalidad es casi siempre la misma. Una pareja con simulada ternura ingresa a la veterinaria para que revisen a su gatito. Pero la situación rápidamente se transforma en una acción violenta: cuando el profesional o los empleados del local se distraen, sacan sus armas y revelan que el verdadero objetivo de la visita es robar el stock de ketamina. Se trata de una sustancia que se utiliza como anestésico en la medicina animal y que en el mercado negro se vende como alucinógeno, en particular en boliches y fiestas electrónicas.Episodios casi idénticos se registraron en por lo menos 25 comercios de la zona oeste y sur del Gran Buenos Aires y también en La Plata. Por eso, el Colegio de Veterinarios bonaerense emitió un alerta entre sus matriculados y recurrió a las autoridades estatales.Según informaron en la asociación que reúne a los veterinarios, la llamada “banda del gatito” habría atacado hasta tres veces por semana en Castelar, Ciudadela, Haedo, Moreno, Palomar, San Justo, Villa Luzuriaga, Morón, Caseros, Ituzaingó y Paso del Rey. “El pico de los episodios se registró entre mayo y los primeros días de junio. Hace una semana que no tenemos denuncias”, dijo a Clarín el presidente del Colegio, Mario Capri.Todas las hipótesis apuntan hacia una misma banda. Se trata de un hombre y una mujer, de pelo rubio, que se mueven en una moto.
Presentación. Una de las formas en las que se vende la ketamina en fiestas. Estas fueron incautadas en Palermo.
 El dato lo tienen por la descripción que hicieron las víctimas y por las imágenes que lograron captar las cámaras de seguridad.En medio de la ola de asaltos, el Colegio pidió apoyo al Ministerio de Seguridad de la Provincia. “También nos reunimos con la fiscalía de Morón y de Lomas de Zamora. Es una situación inmanejable”, admitió el dirigente.La ketamina es un producto que los veterinarios usan para las cirugías. Aunque ahora lo están reemplazando por otros inhalantes, el líquido se proporciona a los animales que son operados, en especial a las mascotas. Es una droga “disociativa”, que en altas dosis provoca la inconsciencia casi inmediata.Capri advirtió sobre los riesgos del uso indebido por parte de las personas. “Es muy potente y peligrosa para los seres humanos. Puede producir alucinaciones, depresión, aumento de la presión sanguínea, alteración de la conciencia y pérdida del conocimiento, ataques de pánico, episodios psicóticos, convulsiones, vómitos, diarrea y trastornos cognitivos a largo plazo. En ocasiones puede provocar asfixia, derrames cerebrales y paro cardíaco ”, aclaró.Las clínicas de animales deben adquirirla con receta archivada. Mediante una aplicación online, la solicitan al Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) y una copia del pedido también llega al Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica). El producto se presenta en solución líquida, en frascos que para los profesionales cuestan entre 50 y 100 pesos.En la División Drogas Peligrosas de la Policía Bonaerense explicaron aClarín que cada vez es más difícil hallar ketamina en el mercado negro, aunque está de moda. “Por eso, apuntaron a las veterinarias”, indicaron. Los narcotraficantes muchas veces la cristalizan y luego la venden en pastillas por hasta 10 veces más de su valor original.Según los voceros, en La Plata se registraron dos de los robos de la seguidilla. En ambos actuó la misma pareja de los anteriores, pero en la capital provincial optaron por usar un perro pit bull marrón como excusa para presentarse.Los dos ocurrieron el 22 de mayo: en menos de dos horas atacaron dos comercios en la zona sur de La Plata. “En apenas tres minutos entraron, robaron y escaparon. Fueron momentos de alta tensión”, admitió José Luis Di Ciani (52) dueño de uno de los locales, ubicado en 72 entre 19 y 20. “Entraron con el pit bull y aunque estábamos atendiendo a un cliente enseguida nos dijeron que nos tiráramos al piso.Fue una situación violenta ”, reconoció el profesional.Allí no solo robaron ketamina: también se llevaron la recaudación, celulares y otros objetos de valor. Un rato antes habían entrado a la clínica veterinaria que está en 66 entre 29 y 30. Siempre con el pit bull como pantalla.http://www.clarin.com/policiales/Asaltan-veterinarias-llevarse-droga-boliches_0_1159084195.html

No hay comentarios: