Páginas vistas en total

lunes, 16 de noviembre de 2015

Ortorexia, la obsesión por la comida sana

Como todo en la vida los excesos son malos. Los médicos no han dudado en llamar Ortorexia al tipo de "trastorno obsesivo que lleva al individuo a adoptar una alimentación sana donde controla de forma estricta y exhaustiva todos los componentes de los alimentos que consume" define la Lic. Liliana Grimberg, coordinadora del área de Nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna. Explica que, al igual que los veganos, el ortorexo tiene la obsesión de evitar cualquier producto que contenga ingredientes de origen animal y seguramente evitará los huevos, azúcares, lácteos y grasas, lo que lo llevará a evitar comer fuera de su casa porque no podrá estar seguro de que en la casa de un amigo o en un restaurante lo que coma sea completamente sano.La fijación por la alimentación sana es tal que algunas de sus características son "llevar tupper, quedar paralizado en el súper para elegir el brócoli menos tóxico, dejar de concurrir a reuniones sociales donde la comida no sea sana, no sentarse en la mesa con la familia para no ser criticado" enumera la Dra. Mónica Katz, fundadora del equipo de trastornos alimentarios del hospital municipal Dr. Carlos G. Durand."Esta situación puede llevar a un cierto orgullo, es decir, pueden pensar que son más inteligentes que los demás porque consideran que llevan una alimentación más saludable. Al mismo tiempo son capaces de sacrificar el gusto o el placer de comer por el hecho de estar comiendo algo que consideran sano o de calidad" explica la Li. Grimberg.Pero este trastorno alimentario no se termina acá, de manera progresiva la persona irá añadiendo alimentos a su lista de "lo prohibido" y puede llegar a dedicar dos, tres o más horas diarias a organizar su dieta, además de recorrer grandes distancias para conseguir determinados productos por el mero hecho de que son ecológicos. Algunos llegan al extremo de eliminar todos aquellos utensilios que no sean de madera o cerámica.Según la Organización Mundial de la Salud, hoy día la ortorexia afecta al 28% de la población de los países occidentales y se prevé que la cifra vaya en aumento dada la psicosis que generan los medios de comunicación en torno a la salubridad de los alimentos que consumimos, a lo que se le suma la tendencia obsesiva o extremista de algunas personas.Los ortorexos llegan a padecer desequilibrios dietéticos y nutricionales (tienen dédifict de vitaminas y minerales, osteoporosis, anemia, hipotensión, etc.) También padecen de ansiedad, depresión, hipocondrías, hipervitaminosis o hipovitaminosis y en aquellos estados más avanzados, sufren de trastornos obsesivos compulsivos con respecto a la alimentación.

¿CÓMO DETECTARLA?

 
Foto: Corbis
La lic. en Nutrición Cristina Maceira cuenta que existe el test del Dr. Bartamn, pionero en el manejo de este trastorno alimentario, y consta de una serie de preguntas que puede servir para darnos cuenta si estamos cayendo en manos de la ortorexia:
  • ¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?
  • ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?
  • ¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que le aporta?
  • ¿Ha disminuidos la calidad de su vida a medida que aumentaba la calidad de su dieta?
  • ¿Se ha vuelto usted más estricto consigo mismo en este tiempo?
  • ¿Ha mejorado su autoestima alimentándose de forma sana?
  • ¿Ha renunciado a comer alimentos que le gustaban para comer alimentos "buenos"?
  • ¿Supone un problema de su dieta a la hora de comer fuera, distanciándolo de su familia y sus amigos?
  • ¿Se siente culpable cuando se salta de su régimen?
  • ¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma sana?
Si responde afirmativamente a 4 o 5 preguntas, significa que es necesario que se relaje más en lo que respecta a la alimentación. Si responde afirmaticamente a todas las preguntas, significa que tiene una obsesión importante por la alimentación sana.

TRATAMIENTO

Como todo trastorno alimentario, el tratamiento debe ser integral: profesionales de la Psicología y la Nutrición deben realizar un trabajo conjunto para ordenar las conductas compulsivas obsesivas y la alimentación."La Alimentación es un tema que despierta interés y la permanente información sobre lo que es "bueno" y lo que es "malo". Los temores relacionados con los alimentos y el movimiento de defensa de la alimentación orgánica han añadido complejidad a las decisiones que las personas tienen que tomar en materia de alimentación. Este enfoque sobre los alimentos buenos y malos es problemático y provoca, en la sociedad, una relación cada vez más neurótica con la alimentación" explica la Lic. Maceira.Así como en la mayoría de los aspectos de la alimentación, es importante tener en cuenta que la clave reside en la moderación. Cualquier cambio que hagamos en la elección de los alimentos debe hacerse de forma gradual y que encaje con los gustos y estilo de vida de cada uno. Llevar una alimentación sana debe tener un efecto positivo para la salud sin tener que dejar de disfrutar o ver afectadas las relaciones sociales. "Cuando comer sano se transforma en obsesión, deja de ser sano" concluye la Lic. Maceira.
Asesoraron: Lic. Liliana Grimberg, Nutricionista Dietista (MAT 978), Coordinadora del área de Nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna; Dra. Mónica Katz, médica especialista en Nutrición. Fundadora del Equipo de Trastornos Alimentarios del Hospital Municipal Dr. Carlos G. Durand y Directora de los Cursos de Posgrado de Nutrición de la Universidad Favaloro; M. Cristina Maceira, Licenciada en Nutrición.http://www.revistaohlala.com/1844751-ortorexia-la-obsesion-por-la-comida-sana

No hay comentarios: