Páginas vistas en total

sábado, 14 de abril de 2012

Salud, cuerpo y comida: recomendaciones para una mejor dieta

Después de las vacaciones, los feriados y el tiempo de ocio ya no hay excusas. Un plan para cuidar el cuerpo y sentirse mejorLas vacaciones terminaron hace un tiempo, pero el calendario prometía tantos fines de semana largos que para qué íbamos a empezar una dieta que sería interrumpida en cada feriado. Sin embargo, podemos marcar como límite para el descontrol gastronómico a la celebración pascual. Ahora sí, pensemos en nuestro cuerpo, en nuestra cabeza y comencemos un plan para sentirnos mejor en todo sentido. Porque verse bien, con un peso adecuado, practicando actividad física es sin dudas una forma de mimarnos que nos potencia en nuestra vida diaria.Pero para eso lo primero es recurrir a profesionales, no adherir a las dietas de moda que prometen descensos mágicos. Y lo de consultar a quienes saben sobre el tema tiene, además de la seguridad de estar encarando un plan que no perjudicará nuestra salud, la ventaja de que nos compromete más con nuestro objetivo y nos ayuda a ordenarnos y no comer cualquier cosa, la cocina se vuelve nuestra aliada en la nueva relación que debemos emprender con la comida para mejorar nuestra calidad de vida.Algunas recomendaciones de la American Dietetic Association:Consumir lácteos descremados para ahorrar calorías y grasas pero tener un buen aporte de calcio.Reemplazar la mayonesa y el aderezo por poca cantidad de sus versiones diet, mostaza o ketchup, vinagre, limón, unas gotas de aceite, un chorrito de salsa de soja, semillas de sésamo y lino, pimienta, hierbas. Agregar mucho aderezo (mayonesa, ketchup, salsa golf) a una ensalada puede hacerla más alta en calorías que una hamburguesa. La pizza y las hamburguesas pueden resultar comidas sanas si se elige correctamente el aderezo o la coronación.Bajar la cantidad de sal, sobre todo desde unos diez días antes del período menstrual. La sal hincha los tejidos, incluyendo las mamas, el abdomen y los vasos sanguíneos de la cabeza.Reservar los fritos y postres no diet como ´comida favorita´, una o dos veces por semana y en cantidad normal. Elegir bien lo que se come entre una comida importante y otra: fruta fresca, jugos de fruta o vegetales, leche descremada, un sandwich con pan integral, cereales con leche descremada.Tomar mucho líquido (agua, soda, gaseosa diet, sopas, té, gelatina).Hacer gimnasia regularmente, pero no en forma excesiva ni extenuante, permite comer sin preocuparse tanto por el peso.Hay que tener cuidado con las dietas muy bajas en calorías, que evitan algunos grupos de alimentos, o que prescriben comer sólo uno o dos tipos de comidas (como la dieta del pomelo o del arroz).Caminar, hacer yoga, relajarse, estar atento a la respiración son prácticas que ayudarán a estar disponibles para los instantes cruciales respecto de la comida.Algunas estrategias que propone el doctor Alberto Cormillot son: Sentarse a comer a la mesa. Hacer pausas. Colocar el tenedor o la cuchara sobre la mesa mientras se mastica lentamente. Tomar un sorbo de agua entre bocado y bocado, sirve para limpiar el paladar y hacer que cada nuevo bocado resulte más interesante a los sentidos. Percibir sabores, olores, texturas, masticar bien, respirar conscientemente. Concentrarse en el sabor que queda en la boca después de tragar y disfrutar mentalmente del próximo antes de llevarlo a la boca. Comer con serenidad.Estos son sólo algunos tips que no cuestan demasiado implementar para empezar a tomar nuestro cuerpo un poco más en serio sin dejar de disfrutar.http://www.rosario3.com/ocio/mujer/noticias.aspx

No hay comentarios: