Páginas vistas en total

lunes, 10 de julio de 2017

A qué precio los robots pueden ayudar a los paralíticos a caminar

Ashley Barnes tenía 35 años cuando los doctores le dijeron que
 jamás podría volver a caminar.En 2014, un fallo en la médula
espinal la paralizó de cintura para abajo. La mujer, residente de
Tyler (Texas), era una gran corredora. Solía hacer cerca de 10 kms
 cuando no se encontraba en casa cuidando de su hijo autista 
de nueve años, a quién ella crió sola.Así que la vida en una silla
de ruedas no era una opción."Tenía la necesidad de ser la 
mejor madre. Necesitaba levantarme y moverme", explica.
Así que no se lo pensó y empezó a hacer varias sesiones de
terapia física, con el convencimiento de que algún día volvería
a caminar. Sin embargo, al poco tiempo de estar ahí, se dio 
cuenta de que eso no iba a pasar jamás.Al cabo de un año,
empezó a ver algunos ápices de esperanza al enterarse del
sistema ReWalk, una especie de robot que se incorpora entre
las piernas y la espalda. El aparato contiene motores en sus articulaciones, tanto en la rodilla como en la cadera, y 
cuenta con sensores que lo ayudan a adaptarse a cada 
paso. Con este dispositivo,y con la ayuda de dos muletas,
alguien con una parálisis completa en las extremidades
inferiores es capaz de caminar.
(ReWalk)
Los centros de rehabilitación suelen tener este tipo de aparatos en sus sesiones de terapia física. Así es cómo Barnes encontró uno. Fue 
en el centro Baylor Tom Landry, una clínica de rehabilitación en 
Dallas. Después de más de siete meses incapaz de ponerse de pie,
 lo logró y empezó a aprender a caminar de nuevo.En 2014, el sistema ReWalk se convirtió en el primer robot personal aprobado por la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos. Al año siguiente, el Departamento de Asuntos de los Veteranos aceptó 
este tipo de dispositivos para aquellos veteranos de guerra que
 reunían las cualidades para tener uno en casa. Al mismo tiempo,
 otras compañías empezaron a vender dispositivos similares. Por
ejemplo, Ekso fabrica unidades que se emplean para rehabilitar a
personas que han sufrido una lesión en la médula espinal o un
accidente cardiovascular. Sin embargo, las compañías aseguradoras, generalmente, no se hacen cargo del costoso equipo. Después de adaptarse con el sistema ReWalk en el centro de rehabilitación, 
Barnes, que utiliza una silla de ruedas para moverse por casa, 
quiso hacerse con uno de esos aparatos. Pero su aseguradora,
 Tricare, le negó la solicitud.A través de un comunicado, Tricare 
informó que la empresa "no cubre estos dispositivos para su 
uso personal por cuestiones de seguridad y eficacia, algo muy importante para los usuarios que sufren una parálisis ya que son
vulnerables de sufrir una caída".Tras dos años de peticiones, 
Barnes aún no tiene uno de esos dispositivos porque, según 
Tricare, no es "médicamente necesario". La mujer, lógicamente,
no está de acuerdo."Esto es médicamente necesario. Si yo
 tuviera uno de esos, sería capaz de ir al baño, de caminar, de 
hacer ejercicio. Me encantaría ponerme de pie y cocinar cosas",
 relata la mujer.El sistema ReWalk tiene un costo promedio de
USD 81,000, otro aparato parecido, el C-Brace de Ottobock tiene
un precio de unos USD 75,000 y el Indego Personal, que fue
aprobado por la Administración de Alimentos y Fármacos,
se vende a USD 98,000.El 28 por ciento de los 5.2 millones de estadounidenses que padecen parálisis sobreviven con un
ingreso familiar anual de menos de USD 15,000, según datos 
aportados por la Fundación Christopher y Dana Reeve.
Los gastos básicos de una persona parapléjica son, en promedio,
de entre USD 519,520 y USD 68,821 cada año, de acuerdo con
el Centro Nacional de Estadísticas sobre Lesiones de la Médula
Espinal. Además, sólo el 34.3 por ciento de las personas logran
 encontrar empleo veinte años después de sufrir una lesión de
estas características.Hasta la fecha, ReWalk solo ha vendido 118
dispositivos para uso personal en todo el país.Algunas personas 
han conseguido que sus compañías aseguradoras se hicieran
 cargo del costo del dispositivo, un proceso algo complicado,
 tal y como demuestra Mark Delamere Jr., de 19 años y original
de Boston, que estuvo paralizado tras sufrir un accidente
automovilístico en 2013, durante el tercer día de su primer año
de escuela secundaria.Al igual que Barnes, él pensó que jamás
 volvería a caminar. Pero, al igual que Barnes, gracias a este
robot, pudo hacerlo. Sin embargo, a diferencia de Barnes, él
 tiene un sistema ReWalk en casa.Durante dos años, y en plena adolescencia, él estuvo postrado en una silla de ruedas 
mientras que su familia luchaba judicialmente presentando
 demandas y apelando las decisiones de la corte."Estas 
cosas no mejoran porque piensan que la lesión nunca va
 a cambiar", comenta su padre, Mark Sr.Después de muchas
luchas, Mark Jr. recibió la aprobación de su compañía de seguros.
 Poco después recibió su ReWalk, que podía utilizar únicamente
 para terapia en el hogar y para caminar por casa y por el vecindario.http://www.infobae.com/america/wapo/2017/07/09/los-robots-pueden-ayudar-a-los-paraliticos-a-caminar-de-nuevo-aunque-el-precio-a-pagar-es-muy-alto/

No hay comentarios: