Páginas vistas en total

jueves, 2 de febrero de 2012

Qué es ser vegetariano?

Hay quienes aseguran que eliminando la carne le hacemos un favor al organismo (y al planeta) y hay quienes lo ponen en duda; entre los motivos ecológicos y los puramente médicos está nuestro cuerpo.
palabra vegetariano fue creada por la Asociación Vegetariana Británica en 1842 y deriva de la palabra latina ‘vegetus’, que significa ‘completo, sano, fresco o vivaz’", explica Manuel Alfredo Martí, fundador y presidente de la Unión Vegetariana Argentina (UVA). "El significado original implica un equilibrado sentido filosófico y moral de la vida, que va mucho más lejos que una mera dieta de verduras y frutas", continúa. Y profundiza: "Ser vegetariano significa ser consciente de varias cosas: de mantener nuestra salud en equilibrio, de evitar el sufrimiento, la crueldad y la muerte de animales y de no colaborar con la generación de los gases de efecto invernadero que produce el calentamiento global del planeta".
La industria de la carne es la mayor generadora de gases de efecto invernadero; los frigoríficos, curtiembres y derivados contaminan el agua, el aire y la tierra.
Entre los que se acercan al vegetarianismo están quienes lo hacen porque no les gusta la carne, los que no soportan la culpa de comer un animal muerto, los que están convencidos de que así ayudan a vivir en un planeta mejor y los que lo hacen por moda. "Si bien ésta es una cuestión personal de cada uno, podríamos decir que los motivos principales por los que recomiendo ser vegetariano se pueden resumir en tres. El respeto hacia los animales es el motivo más inspirador entre los jóvenes, y la salud lo es entre los más adultos. Y, cuando se tome conciencia de la relación que tiene con el calentamiento global, seguramente todo el mundo se convertirá al vegetarianismo", dice Martí.
¡Atención!
Por otro lado, hay quienes tienen algunas dudas al respecto. "Si bien los alimentos vegetales y granos son ampliamente recomendados para la promoción de la salud y, especialmente, como forma de prevención de enfermedades no transmisibles (ENT) –como obesidad, diabetes o hipertensión arterial-, la dieta vegetariana ofrece cubrir dichos alimentos, pero excluye otros, lo que hace que aumente el riesgo potencial de sufrir deficiencias de micronutrientes y hasta de proteínas", argumenta la doctora Susana Gutt, jefa de nutrición del Hospital Italiano. Pero aclara: "Las proteínas están ampliamente distribuidas en los alimentos; las dietas vegetarianas no implican necesariamente una deficiencia de proteínas, pero sí existe un mayor riesgo de deficiencia de aminoácidos esenciales".
Reemplazos
Para que el organismo no sufra por una carencia de nutrientes, si vas a dejar la carne tenés que procurar reemplazar las proteínas que ésta te da. Más allá de que lo mejor es que te asesores con un médico nutricionista, uno de los primeros pasos que debés hacer en tu camino hacia el vegetarianismo es sumar a tu dieta no sólo vegetales, sino también legumbres, cereales y granos. "El contenido de grasas en estas dietas generalmente es menor y, si no se consume ningún alimento animal, el riesgo es que la dieta sea carente de ácidos grasos como omega 6 y 3, con efectos adversos potenciales", explica la médica del Hospital Italiano de Buenos Aires.
Además, debido a que la carencia nutricional más frecuente suele ser el hierro y el zinc, cuya principal fuente es de origen animal, se recomienda consumir vegetales con hierro asociados a la ingesta de vitamina C. "El déficit de calcio es otro riesgo en los veganos porque su fuente son los lácteos", dice Gutt.
Sin embargo, desde UVA, Martí expresa: "Para resolver esta cuestión, tanto profesionales de la salud como personas interesadas pueden leer la postura oficial de la Asociación Dietética Americana (ADA), sin lugar a dudas la meca mundial de los nutricionistas". ¿Qué dice ADA? Entre otras cosas, postula: "Las dietas vegetarianas o veganas adecuadamente planificadas son saludables, nutricionalmente correctas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas etapas del ciclo vital, incluido el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para los atletas".
Variedad y gusto
Para el presidente de UVA, en el reino vegetal están todos los nutrientes necesarios que requiere el cuerpo humano para vivir sano. La clave está en llevar una alimentación variada en vegetales. "Como ejemplo, podemos mencionar la quinua, un pseudocereal que tiene todos los aminoácidos esenciales, es decir, los que el organismo no produce naturalmente", asegura. Entonces, una dieta que vaya mucho más allá de la lechuga y la calabaza es clave para transitar tranquilos este camino. Frutas, verduras, hortalizas, tubérculos, semillas, cereales, legumbres, algas y hongos deben -¡sí, deben!- ser parte de tu alacena.
En cuanto a los productos que solemos encontrar en el supermercado, hay algunas cuestiones para tener en cuenta. "Cuando la dieta se basa en procesados vegetarianos (alimentos como milanesas de soja, tartas, etc.), el contenido de fibra es menor y aumenta el de azúcares simples, lo cual no hace saludable la dieta", explica Gutt. Y advierte:
"El vegetarianismo es más popular entre los jóvenes por motivos estéticos, ecológicos, filosóficos, y se corre el riesgo de que sea un mecanismo para esconder una selección extrema de comidas como la que se ve en los trastornos alimentarios". Entonces, si tu hijo se está volviendo vegetariano, acompañalo, asesorate y prestá atención a su dieta para que ésta no sea una simple fachada de algún problema alimenticio.
Más allá de estas excepciones, el vegetarianismo es, sin dudas, una filosofía de vida que, como explicó Martí, va mucho más allá de lo que servís en tu mesa. La decisión está en cada uno. Lo importante es darse cuenta de que, además de cuestiones filosóficas, solidarias o de conciencia, se trata de nuestro cuerpo y de nuestra vida. Si estás pensando en eliminar la carne de tu dieta, hacelo -y sostenelo-, pero siempre con el asesoramiento de un médico.
Diferentes tipos
SON VEGETARIANOS QUIENES NO INCLUYEN CARNES DE NINGÚN TIPO EN SUS DIETAS. PERO EXISTEN DIVERSAS VARIANTES:
OVO-LACTO-VEGETARIANO: además de alimentos de origen vegetal, también incluye en su dieta derivados de animal como huevos y lácteos.

OVO-VEGETARIANO: incluye huevos.

LACTO-VEGETARIANO: incluye lácteos de origen animal y sus derivados.

API: es el prefijo con que se designa a quien consume miel y, generalmente, se puede referir indistintamente a cualquiera de los grados anteriores. Es decir, una persona podría ser Api-Ovo-Lacto-Vegetariano, por ejemplo (o simplemente, Api- Vegetariano).

VEGETARIANO VEGANO: es quien sigue una dieta exclusivamente basada en alimentos de origen vegetal, sin excepción de ningún tipo, excluyendo también en todo el ámbito de su vida el uso de derivados de animales o de productos que hayan implicado en su fabricación o producción la explotación y/o el sufrimiento de algún animal. Es decir, no usa cuero, lana, seda, cosméticos, etc., oponiéndose también a todo experimento y testeo sobre animales.

CRUDIVERO, legumbres, cereales, brotes, etc.). El crudívoro no cocina ni calienta las comidas; prefiere ingerir todo en su estado natural (crudo), conservando así los atributos que poseen. Cualquier modalidad vegetariana puede ser crudívora.

FRUGÍVORO O FRUTARIANO: se alimenta exclusivamente de frutos, generalmente crudos y de época. "Ésta es la forma de alimentación que más se acerca a la perfección alimenticia del ser humano, tanto por su calidad energética como por la no obstaculización de la ley de evolución", asegura Manuel Alfredo Martí, presidente de la Unión Vegetariana Argentina.

Por Verónica Salatino

No hay comentarios: