Páginas vistas en total

martes, 27 de junio de 2017

El "método danés" para reducir hasta un 25% los desechos alimenticios

Hace algunos años, una encuesta gubernamental en Dinamarca recogió un dato
 alarmante: en promedio, cada familia desperdiciaba por año 105 kilos
 de comida. El número se vuelve más estremecedor aún si se contempla
lo que sucede en toda Europa, en donde 100 millones de toneladas de
 alimentos terminan en basureros todos los años.En Argentina,
según el relevamiento de Waste Atlas, la generación de residuos
 sólidos urbanos es de 13.694.435 toneladas por año y la producción
 per cápita de basura es de 341,4 kg de estándar anual. Las
estadísticas nacionales están lejos de las de Kenia, el país que
 menos residuos genera en el mundo (109,5 kilos por persona y por año),
seguido por Etiopía (109,8) y Nepal (115,7).El número danés es bastante
inferior al argentino. Sin embargo, dicha cifra alertó a Selina Juul, una
 diseñadora gráfica rusa reconvertida en activista de la alimentación, que
comenzó un proyecto llamado Stop Spild Af Mad ("Dejen de derrochar comida")
 hace ocho años. Juul creó una página de Facebook urgiendo a los daneses a
que dejaran de desperdiciar comida. Se hizo tan popular que en menos de
 dos semanas se debatió el asunto en la televisión nacional.Juul fue
 contratada por REMA 1000, la mayor cadena de supermercados con
 descuentos masivos del país, para ayudarlos a encontrar formas de
frenar el desperdicio de alimentos en sus tiendas.
En el mundo se desperdician miles de toneladas de alimentos
Allí nació Too Good To Go -TGTG- (juego de palabras entre "demasiado bueno
 para llevar" y "demasiado bueno para desperdiciar"). La aplicación permite pedir
 comida para llevar que, de otra manera, se tiraría a la basura a precios
 irrisorios. En TGTG, los restaurantes son los protagonistas de la escena,
ya que son ellos quienes comercializan sus restos de comida a través de
 la app.El desecho alimenticio no solo mide sus consecuencias entre aquellos
 que menos recursos tienen. La descomposición de alimentos produce cientos
de toneladas de gases equivalentes al dióxido de carbono en todo el mundo.
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y
la Agricultura (FAO) calcula que se desperdicia prácticamente la misma
 cantidad de comida en países en vías de desarrollo que en países
 industrializados: 630 y 670 millones de toneladas, respectivamente.
Dinamarca tiene más iniciativas que ningún otro país del mundo para
 hacer frente al problema, al punto que logró reducir en un 25% los
 desechos alimenticios que se generan en el país.Jull se asombró
al trabajar en un supermercado y ver la cantidad de pan que se tiraba
cada día. "Venía de Moscú, donde el comunismo acababa de colapsar y
las estanterías de los supermercados estaban constantemente vacías",
explicó.En la mayoría de los países, incluido Dinamarca, no existen
 leyes que prohíban la venta o distribución de comida pasada de fecha,
pero mucha gente piensa que los alimentos dejan de ser comestibles
cuando vencen. Aunque eso está cambiando. "He aprendido que es
más barato comprar alimentos próximos a su fecha de caducidad",
dice Aslan Husnu, un investigador de la Universidad de Aarhus.
"Para evitar el desperdicio, compro porciones pequeñas en lugar de
 llenar el carrito de comida", agregó.En Dinamarca, es Jull quien cree que
 la sensibilización ciudadana ha aumentado tanto que hasta empezó a notarse
 una merma en los excedentes de producción. Los negocios cada vez tienen
 menos comida en sus estantes porque cada vez hay menos residuos. Y los
restaurantes no tienen tantos restos de comida que regalar, por lo que la
 mayoría se consume. El método danés ha sido copiado por Francia y otras
grandes ciudades –como Nueva York o Madrid– planean hacer hincapié en
 una problemática que perjudica a los seres humanos
 y al medio ambiente
.http://www.infobae.com/economia/rse/2017/06/26/el-metodo-danes-para-reducir
-hasta-un-25-los-desechos-alimenticios/

lunes, 26 de junio de 2017

Las bebidas ‘light’ podrían arruinarte la vida

Posiblemente los riesgos para la salud (¿¡alzhéimer?!)
 no compensen el ahorro calórico.
Este artículo se publicó originalmente en Tonic, nuestra plataforma 
dedicada a la salud y el bienestar.Cada vez son más las 
pruebas que demuestran lo terribles que son los refrescos light 
para la salud. Las más recientes señalan que las personas que 
consumen al menos una bebida light al día tienen el triple de 
posibilidades de sufrir un infarto o de desarrollar alzhéimer 
que quienes las toman menos de una vez por semana, 
según un estudio publicado en la revista Stroke. ¡Y tú que te 
alegrabas de no estar consumiendo tanto azúcar!Pero antes 
de que escupas el refresco que te estás tomando, cabe 
también señalar que se trataba de un estudio dirigido. 
Los investigadores pidieron a los participantes que rellenaran
 un cuestionario sobre la frecuencia con la que 
habían consumido determinados alimentos a lo largo 
del año. Así, debían indicar si bebían refrescos dos veces 
al día, una vez al mes o nunca, por ejemplo. Como 
puedes imaginar, los datos obtenidos con una encuesta 
de este tipo pueden llegar a ser poco precisos, ya que es
 muy fácil olvidarse de lo que comiste hace unos meses. 
Y si no, hagamos la prueba: ¿eres capaz de recordar
 rápidamente qué comiste ayer?Los participantes tuvieron
 que rellenar estos cuestionarios tres veces en un 
periodo de siete años. Transcurridos diez años, 
los investigadores observaban cuántos casos de infarto
 y demencia se habían producido en los dos grupos de 
estudio, el primero formado por 2.888 sujetos mayores
 de 45 años, y el segundo, por 1.484 personas mayores 
de 60. La mayoría de los participantes era de raza
 blanca, un hecho destacable, sobre todo si tenemos 
en cuenta que las personas de color tienen un riesgo
 mayor de sufrir infartos. El estudio reveló que un 
3 por ciento de los participantes (97 personas) sufrieron 
un infarto, y que un 5 por ciento mostraba síntomas de
 demencia (81 casos, de los cuales 63 eran diagnóstico 
de alzhéimer). Los resultados señalaban que es 2,96 
veces más probable que las personas que consumen 
bebidas light sufran un infarto en comparación 
con quienes no las consumen; del mismo modo, es 2,89 veces
 más probable que los consumidores de bebidas bajas
 en calorías desarrollen alzhéimer, con respecto al resto de 
la población.En cualquier caso, el estudio únicamente 
demuestra que existe una relación entre el consumo de
 bebidas light y estos diagnósticos, pero no que aquellas
 sean las causantes de estos. Mientras se llevaba a
 cabo la investigación, los expertos controlaron la 
calidad general de los hábitos alimentarios de los sujetos
 con el fin de excluir costumbres que también pudieran
 ser causa de las afecciones mencionadas.
 Asimismo, también llevaron un control de la edad,
el sexo, la ingesta calórica, la actividad física y el posible
 tabaquismo de los participantes en el estudio.Por tanto,
si bien no es posible concluir que las bebidas light pueden
 causar infartos, estos datos plantean ciertas preguntas y
 sugieren que "tal vez las bebidas de este tipo no sean
una alternativa tan saludable", como señala uno de los
autores del estudio, Matthew P. Pase, del departamento
de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad
de Boston. "Es importante consumir bebidas light con
moderación", añade. En cualquier caso, los estudios
 observacionales resultan útiles porque permiten a los
investigadores saber hacia dónde encaminar sus
 indagaciones. La información de este tipo cobra
especial relevancia en países como EE. UU., donde
 uno de cada cinco individuos consume refrescos light a
diario, según datos del Centro de Control y Prevención
de enfermedades de 2009-2010.Las causas que favorecen
 la aparición de estas dolencias podría hallarse en otros
 factores, como el índice de masa corporal o el perímetro
 de la cintura. Tampoco hay que olvidar que hay personas
con problemas de salud como presión arterial alta o diabetes
que se pasan a las bebidas light porque creen que son más
 saludables; en esos casos, serían sus afecciones ya
existentes, y no los refrescos light, las responsables
de que el riesgo de infarto sea mayor, según afirma
Melina Jampolis, médica especializada en nutrición y
autora de The Doctor on Demand Diet, quien no participó
en el estudio, en el que tampoco se sometieron a control
 factores como el IMC, la diabetes o la hipertensión.Sin
 embargo, también podríamos concluir que los refrescos
 light son malísimos para la salud. "Sabemos que los
edulcorantes artificiales son especialmente nocivos para
 las bacterias de los intestinos, y varios estudios demuestran
 que aumentan el riesgo de sufrir prediabetes y diabetes",
 asegura. Y la diabetes aumenta el riesgo de sufrir infartos
 y demencia.El estudio únicamente observó la incidencia
 de infartos en sujetos mayores de 45 años y de demencia
 en aquellos de más de 60, por lo que no debe descartarse
la posibilidad de que estas bebidas afecten también a los
 jóvenes. El mes pasado, Pase publicó otro estudio sobre
 el alzhéimer y la demencia que reveló que el consumo
 habitual de refrescos normales y bajos en calorías se
asociaba a un menor volumen del cerebro, lo
cual es síntoma de envejecimiento cognitivo prematuro.
En cualquier caso, pese a que resulta muy alarmante que
 el riesgo de sufrir infartos y demencia prácticamente
 se triplique con el consumo de bebidas light, tampoco
hay que perder de vista que el porcentaje de participantes
que las sufrieron es muy reducido. Conclusión:
los resultados son significantes y alarmantes, pero no
esto no significa que por beber refrescos light estés
abocado a desarrollar demencia o a sufrir un infarto,
según Pase. Un aspecto clave a destacar del estudio
 es que no se halló una relación directa entre el consumo
de refrescos light y la aparición de estos trastornos. Pase
 sugiere que esto tal vez se deba a que los participantes
 del estudio no tomaban la misma cantidad de refrescos
 normales que bajos en calorías. Esto tampoco debe
 tomarse como una carta blanca para volver al consumo
 de refrescos azucarados. "Otros estudios han revelado
 que los refrescos normales incrementan el riesgo
 de sufrir obesidad, diabetes, hipertensión, infartos y
demencia", explica Jampolis. "Mi consejo, por tanto,
sigue siendo el mismo: que se reduzca el consumo
tanto de refrescos normales como bajos en calorías para
 controlar el peso y mejorar la salud".
http://www.infobae.com/america/vice/2017/06/25/
las-bebidas-light-podrian-arruinarte-la-vida/

jueves, 22 de junio de 2017

Tendencias: los alimentos veganos se reconvierten para ser masivos

El  empresario Josh Tetrick estaba parado en una sucursal de la cadena de supermercados Dollar Tree, en Oakland, California, cuando le preguntó a una clienta qué marca de mayonesa era la mejor. La mujer señaló un tarro blanco brillante de su competidor Kraft. Pero Tetrick preguntó: "¿Y qué pasa con la mayonesa Just" -el producto principal de su compañía Hampton Creek- que estaba cerca. "Ella dijo: «No, esa es la marca propia de Dollar Tree»", recuerda Tetrick. Dicho de otro modo, la etiqueta de papel artesanal de Mayonesa Just -las etiquetas de este producto habían sido cortadas una por una con un cuchillo de precisión- no se veía como un producto vegano artesanal inspirado en Brooklyn para los consumidores de Oakland. Se veían como un producto genérico vendido por una cadena de supermercados de bajos precios."Eso fue un aprendizaje importante para mí", dice Tetrick. "Muestra lo importante que es el contexto para el diseño." Y consolidó una intuición que tenía el empresario: llevar alimentos procesados sustentables, transparentes y más sanos al consumidor masivo simplemente no tiene sentido donde compran muchos consumidores de bajos ingresos y clase media, como Walmart y Dollar Tree.
Just busca sumar nuevos clientes en Estados Unidos
Después de esta experiencia, Hampton Creek -que hasta el momento ha reunido financiación por US$ 120 millones, pero aún no informa de sus ingresos- contrató al diseñador Sean Wolcott para encabezar un redesarrollo a lo largo de varios años de toda la marca Just, comenzando por sus envases.El primer cambio es que Just pasó de trabajar con una tipografía sutil a una sans serif más genérica y que termina en un punto, "Just.".Se trata de una jugada típica en el campo del desarrollo de marcas de alimentos, donde en general lo que se hace es reducir el nombre de la marca, como "Kraft", y destacar la franquicia "Mac and cheese". Eso es debido a que el poder de estas submarcas importantes de una compañía como Kraft, incluyendo Oreo, Maxwell House y Cadbury, suman algo mucho más reconocible que Kraft por sí sola.Además, cada producto tiene una foto de su alimento respectivo en la cubierta, con un tratamiento especial para que se destaque un solo color. "Lo llamaría tratamientos fotográficos, algo que no se ve real y no se ve falso, algo intermedio", explica el diseñador Wolcott. "Queríamos que se viera como comida real, pero abstrayendo algo hasta el punto de que sea mitad realismo, mitad arte."Habiendo estudiado bajo el afamado diseñador Masimo Vignelli antes de hacerse conocido diseñando productos de Microsoft, Wolcott dirigió a su equipo de diseñadores internos de la empresa con un enfoque casi obsesivo. Para algunos paquetes hubo hasta 500 iteraciones de fotografía, color y diseño.La compañía también se vio forzada esencialmente a expandir Just a algo más que un indicador de mayonesa. Hampton Creek enfrentó una demanda (desde entonces abandonada) de un competidor, Unilever, y una subsiguiente investigación de la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA), por usar "Just Mayonesa" en un producto que, literalmente, no era mayonesa tradicional porque no contenía huevos.Por supuesto incluso Tetrick parece admitir que su enfoque tiene un cierto atractivo subversivo para compradores que son escépticos de la comida más ética, saludable o verde."Si mis amigos en Alabama ven «mayonesa vegana Just» literalmente no la comprarán", asegura el empresario.http://www.lanacion.com.ar/2035167-tendencias-los-alimentos-vegano

martes, 20 de junio de 2017

Los riesgos de tener una mascota en casa

Está comprobado que una mascota trae aparejados múltiples beneficios emocionales, pero también pueden ser fuerte de patógenos, según advirtieron expertos en un panel realizado el pasado viernes en el XVII Congreso de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), con sede en la ciudad de Mar del Plata.
Durante la mesa redonda “Enfermedades transmitidas por animales de compañía como perros y gato”, en la que participaron los doctores Susana Lloveras, Jorge Correa y Jaime Altech, se recalcó que ciertos grupos específicos de la población tienen más riesgo de adquirir  una zoonosis, es decir, aquellas patologías que pueden ser compartidas por personas y animales. Este grupo está compuesto por inmunocomprometidos, ancianos, niños pequeños y embarazadas.
Debido a que estas patologías se comparten, en los últimos años se reconoció el concepto One Health, que reconoce que la salud de las personas está relacionada con la de los animales y del medio ambiente.
A su vez, los participantes destacaron que durante los últimos años, diferentes especies exóticas fueron incorporadas a los hogares como animales de compañía, entre ellas arañas, ofidios, felinos y monos, lo que implica no sólo el riesgo de transmisión de diversos agentes infecciosos, sino también la posibilidad de una potencial agresión por mordedura o la inoculación de  un veneno.
Sin embargo, hay dos enfermedades típicas que pueden ser transmitidas por las mascotas más tradicionales, como perros y datos. Ellas son:
• Toxocariasis. Es una enfermedad parasitaria que afecta en especial a niños que mantienen contacto estrecho con  sus animales o juegan en areneros y parques públicos susceptibles de estar contaminados con materia fecal de perros y felinos. Tiene dos síndromes clásicos, la larva migrante visceral y la larva migrante ocular.
• Enfermedad por arañazo de gato. Se trata de una patología infecciosa producida por la bacteria Bartonella spp, caracterizada por la aparición de una adenopatía (o trastornos inespecíficos en ganglios linfáticos) regional en niños y adultos, pero que puede tener múltiples manifestaciones clínicas. http://www.docsalud.com/articulo/8096/los-riesgos-de-tener-una-mascota-en-casa

Embarazadas en la India: sin carne ni sexo ni malas compañías

Indignación en la comunidad científica

El gobierno indio difundió un manual para embarazadas. El texto "Cuidado de la madre y el niño" contiene algunas insólitas y preocupantes como por ejemplo consejos para evitar el consumo de carne, huevo además de todo pensamiento lujurioso. El manual fue preparado en vísperas del Día Internacional del Yoga que se celebra este miércoles y corresponde al Ministerio del Ayush, que promueve el uso de terapias alternativas (Ayurveda, yoga, unami, siddha y homeopatía). Los médicos afirmaron que estos consejos son absurdos e incluso peligrosos, considerando el ya deficiente estado de la salud materna en el país. A menudo, en los patriarcales hogares indios las mujeres son las últimas en comer o en recibir atención médica. La malnutrición y la anemia, o deficiencia de hierro, son factores claves para que India tenga una de las tasas más altas del mundo de mortalidad materna. En 2015, 174 de cada 100.000 embarazos terminaron con la muerte de la madre. La cifra es mejor que la de cinco años antes, cuando la tasa era de 205 madres fallecidas por cada 100.000 nacimientos de bebés vivos, pero sigue estando muy por debajo de los 27 fallecimientos por 100.000 en China o las 14 muertes por cada 100.000 nacimientos en Estados Unidos, según UNICEF. "El gobierno está dando consejos irracionales y acientíficos, en lugar de asegurarse de que las mujeres embarazadas pobres reciben una dieta nutritiva rica en proteínas", señaló el ginecólogo Arun Gadre, que vive en la ciudad occidental india de Pune pero trabaja en zonas rurales.
Embarazadas en la India: sin carne ni sexo ni malas compañías
Dogmas religiosos
El panfleto del gobierno recoge dogmas religiosos e ignora en gran parte la evidencia médica aceptada de que comer carnes ricas en proteínas es beneficioso para las mujeres embarazadas y que pueden mantener relaciones sexuales de forma segura, señalaron los médicos. Es que en la página 14 habla explícitamente a las mujeres embarazadas de "alejarse del deseo, la ira, odio y concupiscencia". El manual agrega que las embarazadas también deben evitar "pensamientos impuros" y sólo deben mirar imágenes de bebés hermosos para beneficiar al feto. "Las embarazadas deben despojarse del deseo, la ira, el apego, el odio y la lujuria", afirma el panfleto, publicado la semana pasada por el Consejo Central de Investigación en Yoga y Naturopatía, una parte del ministerio indio que fomenta la medicina tradicional y alternativa.
Sabiduría de siglos
El ministro de medicina tradicional defendió el documento señalando que contiene "sabiduría acumulada durante muchos siglos" y dijo que no recomienda específicamente evitar el sexo, solo todos los pensamientos de deseo o lujuria. La campaña es una nueva defensa del vegetarianismo del gobierno nacionalista hindú del primer ministro, Narendra Modi, que ya defiende evitar la carne de res y limita de forma estricta el transporte y el sacrificio de vacas, consideradas sagradas por los hindúes. Sin embargo, las recomendaciones para las embarazadas han indignado a la comunidad médica. "Esto es una vergüenza nacional. Si se reducen más las calorías de las futuras madres pidiéndoles que rechacen la carne y los huevos, esta situación sólo empeorará", afirmó Gadre. "Esto es un consejo absurdo para dar a las embarazadas en un país como India".https://www.clarin.com/mundo/embarazadas-india-carne-sexo-malas-companias_0_BJ1VW98X-.html

viernes, 16 de junio de 2017

Cúrcuma, la especia que mejora la salud y la belleza

Se la puede consumir en jugo de frutas y usar para darle un toque gourmet al café de la tarde o de la media mañana, además de ser la especia indispensable que toda receta hindú debe tener. Se trata de la cúrcuma, conocida como el azafrán de la India, ingrediente que cada día sorprende más por sus propiedades benéficas para nuestra salud. La cúrcuma es antioxidante, antiséptica y antiinflamatoria. Además, numerosas investigaciones científicas aseguran que es beneficiosa  cuando se sufre enfermedades como  el Alzheimer, la diabetes, las alergias, la artritis y otras afecciones crónicas. Este interés por la especia, de tan larga data, se relaciona con el efecto de la curcumina (un polifenol que se encuentra en esta especia) sobre el estrés oxidativo y la inflamación de las articulaciones. En cuanto al mundo de la belleza, la cúrcuma es uno de los must de estas épocas  e incluso se dice que es la preferida de famosas como GwynethPaltrow, Kate Middleton, Angelina Jolie, Scarlett Johansson y Victoria Beckham, entre otras. Es que contiene antioxidantes que  ayudan a la piel a combatir los radicales libres y a prevenir el envejecimiento prematuro. Además, es muy eficaz en la reducción de las líneas finas y arrugas, así como al disminuir la sombra de las ojeras. 
Quienes padecen  acné ya reconocen sus propiedades antisépticas y antibacterianas que ayudan a aligerar las cicatrices y la inflamación. También, muchas mujeres optan por usar la cúrcuma como ingrediente principal de sus mascarillas para hidratar la piel del rostro. El detalle es que por su potente color amarillo anaranjado puede teñir la cara por un rato. Entonces, para aprovechar todos sus beneficios sin mancharse, un gran número de personas optan por consumirlas en cápsulas, que están disponibles en farmacias y dietéticas. También hay estudios que demuestran que las bondades de la cúrcuma se siguen multiplicando. Por ejemplo, elimina las manchas (las solares, las hormonales y las de envejecimiento), es un hidratante por excelencia (le devuelve a la piel su brillo y elasticidad), previene y repara las estrías y hasta, aseguran los médicos, es eficaz en tratamientos contra la psoriasis, los eczemas, la rosácea, las erupciones y los pocitos que puede dejarnos la varicela. También existe evidencia científica  que tiene importantes  efectos antiinflamatorios y analgésicos. Ayuda a regular la digestión, mejora el metabolismo de las grasas y tiene importantes funciones desintoxicantes y hepatoprotectoras. Por lo tanto contribuye a reparar los daños que haya sufrido el hígado como consecuencia de sustancias tóxicas o el ataque de virus o bacterias. Una de las grandes preocupaciones del sistema de salud mundial es cómo luchar contra la obesidad, una enfermedad que según algunos especialistas puede convertirse en una pandemia en un tiempo futuro. Pues bien, la cúrcuma también puede traer respuestas a estas advertencias, ya que se ha demostrado que la curcumina (uno de sus componentes) tiene excelentes propiedades de reducción de lípidos en sujetos obesos que sufren de dislipidemia. De todas formas es importante resaltar que los efectos beneficiosos de un alimento se potencian con el sostenimiento  de una vida saludable, lo que implica actividad física diaria, alimentación equilibrada,  controles médicos,  y reducción del estrés. *La licenciada Ivana Villa (MN 5369) es nutricionista y educadora en Diabetes del “Instituto Cardiovascular Lezica”. http://www.docsalud.com/articulo/8083/c%C3%BArcuma-la-especia-que-mejora-la-salud-y-la-belleza

domingo, 4 de junio de 2017

Una alimentación particular

Los freeganos critican el concepto de basura, ya que entienden que hay muchos alimentos que podrían ser recuperados, aunque los especialistas advierten el peligro de esta práctica.Según el informe "Global food losses and food waste (Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo) ", realizado en mayo del 2011 por el Instituto Sueco de Alimentos y Biotecnología por encargo de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se desperdician, por año, hasta 1.300 millones de toneladas de comida en buen estado en el mundo; esto es, un tercio de la producción total de alimentos."El peligro del consumo de los productos desechados por las verdulerías está en la posibilidad que estén contaminados; si no se lavan bien, se corre el riesgo de una infección intestinal y algunos microorganismos como la Escherichia coli pueden causar la muerte", señala Lidia Busmail, doctora especializada en nutrición y antropología médica. Algunos de los freeganos -incluso- comen las verduras solamente crudas, y es lo que se conoce como crudiveganismo. "No es una práctica que se pueda recomendar sin una adecuada supervisión, y tiene límites. Los vegetales crudos, también, pueden ser vehículos de contaminación", explica María Inés Somoza, jefa de la División Nutrición de la Fundación Favaloro.

Recolectar basura por elección
Una noche fría, Victoria (que prefiere no dar su apellido), se encontró en una vereda con unas botas en muy buen estado. Era una solución ya que tenía puestas sandalias. Pero justo pasaba una cartonera, lo que provocó una discusión. "Puede pasar que se generen conflictos porque los cartoneros pueden sentir una especie de competencia o algo. Yo también hago lo mismo, salvo que no lo uso para vender, y tengo el mismo derecho", dice.A muchos de los freeganos les ha pasado que un amigo o familiar les diga que dejen los alimentos y la ropa para la gente que realmente las necesita. La respuesta de ellos es siempre la misma: la verdura se terminaría desperdiciando. "Me parece espectacular que estén los cartoneros, pero me gustaría que tuvieran el conocimiento de las ideas del veganismo y la salud y lo pudiesen aprovechar más porque se está desperdiciando un montón de alimento; y ellos, quizá por estar en las posiciones más débiles de la sociedad, no le están sacando provecho", opina Pablo Gowezniansky, freegano y estudiante de Comunicación Social de la Universidad de Buenos Aires (UBA), de 24 años. Y agrega: "Son dos cosas muy distintas el freeganismo y los cartoneros". Un profesor de economía de la UBA estaba revisando bolsas en la calle. Un alumno lo vio, y se sorprendió. "Profe, si necesita, le puedo dar unos pesos", fue la reacción del chico. Lo que no sabía era que lo hacía por elección.

La oposición al consumo
Es que el freeganismo, en la teoría, está en contra de todo lo que sea industria. La utilización de jabones para el cuerpo y el pelo, los remedios farmacéuticos, los dentífricos, los preservativos, los celulares, la televisión, todo, es motivo de planteos. Varios se lavan los dientes solamente con agua, y lo mismo hacen con la ropa (otros utilizan jabón de coco). Cada caso es singular. Con los condones, por ejemplo, algunos sólo utilizan los que se entregan gratuitamente en los hospitales para no darle dinero a las corporaciones. Otra forma de obtener desde un libro hasta una bicicleta sin utilizar dinero es conseguirlo en una feria en la que todo es gratis: la Gratiferia . A diferencia del trueque, allí no se concibe la idea de reciprocidad. El lema es "traé lo que quieras (o nada), y llevate lo que quieras". Por los puestos circulan juguetes, ropa, libros, CDs, cassettes, vinilos, tecnología, herramientas, arte, máquinas, muebles y alimentos. Muchos de los ahora freeganos, en su momento, pasaban días enteros en oficinas, hasta que se dieron cuenta que, en realidad, se sentían incómodos. Para ellos el trabajo fundamental es el autosustento. Durante trece años, Marisa Esconzábal trabajó como secretaria en un estudio contable y, de allí, se dirigía apresurada a las clases de la universidad. A veces, ni siquiera tenía tiempo de almorzar. Un día se cansó: "Todos me decían que tenía un buen sueldo y no entendían que pudiese abandonar todo. Lo sentí en su momento y no me arrepiento". Los trabajos que tienen son variados. Juan Pablo Zvinys, licenciado en filosofía, da clases a chicos de entre quince y dieciséis años sobre su especialidad. Poco imaginaba que terminaría adhiriendo al movimiento. Trabajó en industrias en la parte de control de calidad, entre ellas Freddo y una empresa medicinal. "Nada que ver con ahora", dice. Tiene 35 años, y el primer cambio comenzó a los 31 cuando se hizo vegano. Hace un año fue por más y se hizo freegano, aunque la profesión le impone ciertas restricciones. "Cada tanto- dice- pantalones y camisas tengo que comprar, no puedo ir al colegio con ropa freeganeada".http://www.diarioclorinda.com/ANloc2012.05.22.php


Los desechos pasan a ser comida

Los freeganos, más conocidos como los ‘come basura’, llegan a Bogotá con un nuevo estilo de vida. Ellos comen los residuos que dejan en buen estado los restaurantes con el fin de no malgastar la comida y alimentarse de una manera consciente. La palabra freeganismo es la unión entre ‘free’, que en español significa libre o gratis, y veganismo que es la práctica de abstenerse de no comer ningún producto de origen animal, ya sean la carne, los huevos o la leche. Esta es una nueva tendencia mundial que va en contra del consumismo y que además tiene convicciones anticapitalistas. Es común para los bogotanos que deciden llevar este estilo de vida ir a la plaza de Corabastos. Allá recogen todas las frutas y verduras que estén en buen estado y que no se hayan vendido, así sacan provecho de los alimentos que sobren para llevarlos a sus casas cuidando su bolsillo y al mismo tiempo sin contribuir al sistema capitalista. Nicolás Eduardo Duarte es un bogotano que desde hace menos de un año ha iniciado este estilo de vida, según él, ‘‘la cantidad de alimentos que se botan en Corabastos y que están en buen estado, es demasiada. Hay dos razones por las que se practica el freeganismo: por necesidad y por consciencia, nosotros lo hacemos de una manera consciente para no desperdiciar alimentos habiendo tanto en las basuras, pues la misma naturaleza es la única que nos brinda cualquier tipo de alimento y no nos pide nada a cambio’’. Aunque esta parezca una manera muy barata de vivir, las condiciones en que se encuentra la comida no son las más adecuadas para una sana alimentación. Según la doctora especializada en nutrición y antropología médica Lidia Busmail, "el peligro del consumo de los productos desechados por las verdulerías está en la posibilidad de que estén contaminados. Si no se lavan bien, se corre el riesgo de una infección intestinal y algunos microorganismos como la Escherichia coli pueden causar la muerte’’.  
 

La idea de Nicolás de seguir este estilo de vida se dio gracias a Ariel Rodríguez Bosio, quien es el líder de este movimiento en Argentina. Ariel es famoso entre los freeganos por sus videos en YouTube, donde da talleres para tener una alimentación sana por medio del reciclaje y la recolección, aunque los especialistas en nutrición no lo consideren del todo saludable.   Esta tendencia mundial puede ser gravemente perjudicial para los jóvenes que la siguen, pues ‘‘elegir este estilo de alimentación resulta bastante complejo, ya que determinar la huella de carbono de un alimento involucra conocer el camino del mismo desde la materia prima hasta su comercialización en el supermercado’’, advierte la nutricionista María Fernada Argueta. Los freeganos no consideran que exista algún peligro al consumir alimentos de la basura, pues además de ir a las plazas de mercado también se acercan a los restaurantes vegetarianos para que les regalen los residuos de la comida que esté en buen estado. Para Ariel, ‘‘lo que caracteriza a esta filosofía es no explotar a los animales, procura parar al sistema, se recolecta, se pide y se recicla’’. Esta nueva tendencia no solo tiene en cuenta la comida, sino también las cosas materiales. Nicolás Duarte vive de lo que gana cantando en los buses y haciendo malabares, todos los instrumentos que usa para su espectáculo son recogidos de la basura y varias de sus pertenencias se las ha encontrado en la calle, por ejemplo el sofá de su casa. Con el mismo fin de evitar el consumo en exceso, Ariel creó ‘‘la ‘gratiferia’, una feria que no tiene un principio de reciprocidad, no es un trueque. Es de cosas gratis, el lema es: trae lo que quieras o nada y llévate lo que quieras o nada’’. Esta feria le ha dado la vuelta al mundo y ahora también la hacen en Colombia los integrantes del grupo ‘Freegan Bogotá’ de Facebook.http://www.urosario.edu.co/Plaza-Capital/CULTURA/LOS-DESECHOS-PASAN-A-SER-COMIDA/

Katherin Álvarez Urueña 
Plaza Capital

Freeganos: jóvenes argentinos viven sin dinero por elección

Docentes universitarios, profesionales, estudiantes y jóvenes de clase media que reniegan del consumo en la sociedad actual; incluso buscan alimentos en la basura porque sostienen que se desperdicia mucha comida en buen estado.
"Acá llegó el pedido", bromea Daniel Scalzuela, un joven de Villa del Parque mejor conocido como "el Mago", mientras sujeta con una mano un cajón lleno verduras y trata de mantener el equilibrio sobre su bicicleta. Lleva puesta una campera verde reversible de primera marca, en buen estado, que no tenía unos minutos antes. Todo ello tiene la particularidad de haber sido obtenido de la calle. El Mago, al igual que muchas otras personas, es parte del movimiento freegano , originado en Estados Unidos y que es una combinación de la palabras vegano (persona que no come carne ni derivados) y libre, que busca generar conciencia a través de la recuperación de todo lo que sea posible , incluyendo la búsqueda de comida en la basura y el uso limitado de recursos económicos. Para ellos, vivir casi sin dinero es una elección . Son, en su mayoría, jóvenes de clase media y estudiantes, que dejaron un trabajo convencional para dedicarse a esta nueva forma de vida y tratar de demostrar que es posible una existencia en mayor armonía con el medio ambiente. Si bien no se puede calcular con exactitud cuántos freeganos hay en el mundo, el movimiento se expande rápidamente y se estima que ya son más de un millón. Alcanzó a Estados Unidos, Brasil, Argentina, España, Corea, Estonia, Suiza y Gran Bretaña. En el país, ya son, al menos, cientos.Una alimentación particular. Los freeganos critican el concepto de basura, ya que entienden que hay muchos alimentos que podrían ser recuperados, aunque los especialistas advierten el peligro de esta práctica. Según el informe "Global food losses and food waste (Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo) ", realizado en mayo del 2011 por el Instituto Sueco de Alimentos y Biotecnología por encargo de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se desperdician, por año, hasta 1.300 millones de toneladas de comida en buen estado en el mundo; esto es, un tercio de la producción total de alimentos. "El peligro del consumo de los productos desechados por las verdulerías está en la posibilidad que estén contaminados; si no se lavan bien, se corre el riesgo de una infección intestinal y algunos microorganismos como la Escherichia coli pueden causar la muerte", señala Lidia Busmail, doctora especializada en nutrición y antropología médica. Algunos de los freeganos -incluso- comen las verduras solamente crudas, y es lo que se conoce como crudiveganismo. "No es una práctica que se pueda recomendar sin una adecuada supervisión, y tiene límites. Los vegetales crudos, también, pueden ser vehículos de contaminación", explica María Inés Somoza, jefa de la División Nutrición de la Fundación Favaloro.
Recolectar basura por elección. Una noche fría, Victoria (que prefiere no dar su apellido), se encontró en una vereda con unas botas en muy buen estado. Era una solución ya que tenía puestas sandalias. Pero justo pasaba una cartonera, lo que provocó una discusión. "Puede pasar que se generen conflictos porque los cartoneros pueden sentir una especie de competencia o algo. Yo también hago lo mismo, salvo que no lo uso para vender, y tengo el mismo derecho", dice. A muchos de los freeganos les ha pasado que un amigo o familiar les diga que dejen los alimentos y la ropa para la gente que realmente las necesita. La respuesta de ellos es siempre la misma: la verdura se terminaría desperdiciando. "Me parece espectacular que estén los cartoneros, pero me gustaría que tuvieran el conocimiento de las ideas del veganismo y la salud y lo pudiesen aprovechar más porque se está desperdiciando un montón de alimento; y ellos, quizá por estar en las posiciones más débiles de la sociedad, no le están sacando provecho", opina Pablo Gowezniansky, freegano y estudiante de Comunicación Social de la Universidad de Buenos Aires (UBA), de 24 años. Y agrega: "Son dos cosas muy distintas el freeganismo y los cartoneros". Un profesor de economía de la UBA estaba revisando bolsas en la calle. Un alumno lo vio, y se sorprendió. "Profe, si necesita, le puedo dar unos pesos", fue la reacción del chico. Lo que no sabía era que lo hacía por elección.

freganos chicos que viven sin plata y comen basura
La oposición al consumo

Los que participan del movimiento quieren cambiar el sistema, aunque admiten contradicciones que se ven acentuadas, según sostienen, por vivir en la ciudad. Utilizan activamente redes sociales como Facebook para exponer sus actividades e ideas, aunque saben que esa empresa se rige por los postulados capitalistas. Pasan muchas horas en el ciberespacio, aunque sean amantes de la naturaleza. Es inusual que un freegano tenga menos de 500 amigos allí. Analía (novia del Mago y también perteneciente al movimiento), por ejemplo, tiene 2782 amigos, y el Mago ronda los 4000. "Siempre hay que hacer una relación costo- beneficio. Yo no tengo foto de perfil mía porque lo uso sólo para difundir ideas", dice el Mago. Es que el freeganismo, en la teoría, está en contra de todo lo que sea industria. La utilización de jabones para el cuerpo y el pelo, los remedios farmacéuticos, los dentífricos, los preservativos, los celulares, la televisión, todo, es motivo de planteos. Varios se lavan los dientes solamente con agua, y lo mismo hacen con la ropa (otros utilizan jabón de coco). Cada caso es singular. Con los condones, por ejemplo, algunos sólo utilizan los que se entregan gratuitamente en los hospitales para no darle dinero a las corporaciones. Otra forma de obtener desde un libro hasta una bicicleta sin utilizar dinero es conseguirlo en una feria en la que todo es gratis: la Gratiferia . A diferencia del trueque, allí no se concibe la idea de reciprocidad. El lema es "traé lo que quieras (o nada), y llevate lo que quieras". Por los puestos circulan juguetes, ropa, libros, CDs, cassettes, vinilos, tecnología, herramientas, arte, máquinas, muebles y alimentos.
 "Todos me decían que tenía un buen sueldo y no entendían que pudiese abandonar todo. Lo sentí en su momento y no me arrepiento", dice Marisa Esconzábal, freegana.
Muchos de los ahora freeganos, en su momento, pasaban días enteros en oficinas, hasta que se dieron cuenta que, en realidad, se sentían incómodos. Para ellos el trabajo fundamental es el autosustento. Durante trece años, Marisa Esconzábal trabajó como secretaria en un estudio contable y, de allí, se dirigía apresurada a las clases de la universidad. A veces, ni siquiera tenía tiempo de almorzar. Un día se cansó: "Todos me decían que tenía un buen sueldo y no entendían que pudiese abandonar todo. Lo sentí en su momento y no me arrepiento". Los trabajos que tienen son variados. Juan Pablo Zvinys, licenciado en filosofía, da clases a chicos de entre quince y dieciséis años sobre su especialidad. Poco imaginaba que terminaría adhiriendo al movimiento. Trabajó en industrias en la parte de control de calidad, entre ellas Freddo y una empresa medicinal. "Nada que ver con ahora", dice. Tiene 35 años, y el primer cambio comenzó a los 31 cuando se hizo vegano. Hace un año fue por más y se hizo freegano, aunque la profesión le impone ciertas restricciones. "Cada tanto- dice- pantalones y camisas tengo que comprar, no puedo ir al colegio con ropa freeganeada.http://www.elliberal.com.ar/noticia/42975/freeganos-jovenes-argentinos-viven-sin-dinero-eleccion

En el país se desperdician 16 millones de toneladas de alimentos por año

El Ministerio de Agroindustria, la FAO y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) buscan reducir el desperdicio de alimentos, que en la Argentina alcanza las 16 millones de toneladas, según reveló el titular de la Secretaría de Agregado de Valor, Néstor Roulet. Las mayores pérdidas se perciben en las cadenas frutihortícolas, cereales y lácteos."Estamos trabajando de forma coordinada y en conjunto en todas las cadenas para encontrar dónde existe mayor pérdida de alimento y no (continuar con) tanto desperdicio", afirmó Roulet durante el primer taller sobre el estudio de las cadenas agroalimentarias y la disminución de la pérdida de alimentos."En un principio (se analizaron) los eslabones primarios, como por ejemplo trigo, leche, frutas, verduras y hortalizas, para saber qué buenas prácticas tanto agrícolas, como de logística y de industrialización están llevando a cabo, qué falta trabajar y qué falta mejorar para lograr menor cantidad de pérdidas en cada una de estas cadenas", afirmó Roulet. "Esta visión individual de las cadenas después se trabaja en forma global para lograr lo que nos propusimos junto con la FAO de que para el año 2025 se reduzca en un 30 por ciento las pérdidas y desperdicios de los alimentos de las 16 millones de toneladas que hoy tenemos", agregó el funcionario nacional.
Las pérdidas de alimentos en Argentina se dan en las etapas de producción, procesamiento y logística.
La Argentina desperdicia 16 millones de toneladas anuales de alimentos, a razón de 38 kilos per cápita, según investigaciones del Ministerio de Agroindustria de la Nación, a pesar de que existe un 4,4% de familias indigentes que representan cerca de 2 millones de personas que sufren hambre según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA). La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en su más reciente informe en la materia destacó que en el mundo se desperdician anualmente 1,3 billones de toneladas de alimentos por año, y que si se destinara sólo el 3,25% (40 millones) del derroche en los Estados Unidos de América se podría dar de comer a los 1.000 millones de habitantes del planeta que se alimentan muy precariamente. En Argentina se pierden y desperdician cerca de 16 millones de toneladas de alimentos, cuyo mayor porcentaje está dado por las pérdidas ocasionadas en las etapas de producción, procesamiento y logística hasta llegar al punto de venta. https://www.rosario3.com/noticias/En-el-pais-se-desperdician-16-millones-de-toneladas-de-alimentos-por-ano-20170603-0029.html

jueves, 1 de junio de 2017

Los 5 nutrientes antiage presentes en las dietas más exitosas

Como se dice siempre "uno es lo que come", y siguiendo con esta idea, existen algunos nutrientes en particular que pueden tener mayor impacto en nuestro cuerpo retrasando o evitando signos del envejecimiento. A continuación hay una lista que propone el sitio trendencias, de los cinco nutrientes con efecto antienvejecimiento científicamente probados que no pueden faltar en tu dieta diaria.
Resveratrol
Es un compuesto con potente acción antioxidante que por diferentes efectos en el organismo que nos alejan de enfermedades y promueven la salud se considera que posee propiedades antienvejecimiento según un estudio publicado en Journal of Cosmetic Dermatology. Entre otros efectos incentiva la producción de oxido nítrico que tiene efectos vasodilatadores y beneficioso para el sistema cardiovascular, así como también, promueve la activación de sirtuína, una proteína con actividad enzimática que regula el metabolismo y reduce el envejecimiento en las células del cuerpo. ¿Dónde encontrarlo? En el vino tinto, en las uvas moscatel, en el jugo de uva, las paltas y la soja.
Fibra
La fibra es la parte no digerible de nuestro organismo que puede tener diferentes efectos beneficiosos ayudándonos a estar sanos y en forma. Pero un estudio publicado en la revista Gerontology concluyó que quienes más fibra consumen tienen un envejecimiento más exitoso. Así, una ingesta de cereales integrales, frutas, verduras, legumbres y otros alimentos ricos en fibra puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades de todo tipo, incluso las más prevalentes en la actualidad vinculadas a nuestros hábitos. Por otro lado, una investigación publicada en 2015 señala que una adecuada ingesta de alimentos ricos en fibra reduce el riesgo de morir por cualquier causa y nos suma años de vida.
Existen algunos nutrientes en particular que pueden tener mayor impacto en nuestro cuerpo retrasando o evitando signos del envejecimiento.
Curcumina
La curcumina es un compuesto fenólico presente naturalmente en la cúrcuma que tiene efecto antioxidante en nuestro cuerpo y antiinflamatorio. Asimismo, científicos de la India probaron su efecto protector ante los cambios dañinos en el ADN que pueden provocar los radicales libres del oxígeno ocasionando un envejecimiento prematuro. De hecho, se confirmó su efecto radioprotector que permitiría alejarnos de muchas enfermedades. La curcumina, como su nombre lo indica, es un antioxidante propio de la cúrcuma que podemos sumar con este ingrediente a nuestra dieta.
Vitamina C y E
Estas dos vitaminas son reconocidos nutricosméticos para nuestro cuerpo. Ambos tienen función antioxidante y si actúan conjuntamente sus efectos se potencian pudiendo prevenir daños celulares y en la piel causados por ejemplo, por la radiación solar como señala un estudio publicado en Journal of Investigative Dermatology. Así, estas dos vitaminas forman parte de las estrategias antiedad más usadas a nivel dermatológico y no sólo pueden reflejar su efecto en la piel sino en otras partes del cuerpo al proteger de los radicales libres del oxígeno a cada célula del cuerpo. Incluir aceites vegetales, semillas y frutos secos nos permitirá obtener vitamina E, mientras que la vitamina C quedará garantizada si consumimos variedad de frutas y verduras frescas como parte de la dieta habitual..https://www.rosario3.com/trendy/Los-5-nutrientes-antiage-presentes-en-las-dietas-mas-exitosas-20170531-0037.html